Unicaja saldrá a bolsa en 2015 para dar liquidez a las preferentes de Ceiss

By in , ,
53

Eduardo Segovia16/04/2013 (06:00) El Confidencial.
Unicaja tiene previsto salir a bolsa en 2015 para dar liquidez a los titulares de preferentes y subordinada de Caja España-Duero (Ceiss) que se incorporen a su capital si finalmente culmina la fusión de las dos entidades, según fuentes conocedoras del proceso. Se trata de una medida similar a la exigida por Bruselas a Liberbank y BMN, y afectaría a títulos por importe de unos 1.400 millones. En cuanto a la fusión, el Banco de España está apremiando al presidente de la entidad, Braulio Medel, para que la cierre definitivamente más de dos años después del inicio del proceso.
Esta salida a bolsa es la forma de que los tenedores de preferentes y subordinada, a los que se van a canjear sus títulos por acciones, puedan hacer líquido el dinero que les quede tras la quita, que se situará en torno al 40% como media en Ceiss. Por tanto, los afectados de la entidad castellano-leonesa tendrán que esperar hasta 2015 para poder recuperar algo de efectivo. Según las fuentes consultadas, tras el canje estos ahorradores supondrán algo más del 20% del capital de Unicaja Banco (la unidad a la que la caja malagueña ha traspasado el negocio financiero), pero no llegarán al 30%.
En los casos de las entidades nacionalizadas no cotizadas NovaGalicia y CatalunyaCaixa (donde no es razonable plantear una salida a bolsa), será el Fondo de Garantía de Depósitos el que ofrezca esa liquidez en junio, como muy tarde; se hará mediante una derrama extraordinaria, pese a las protestas de los bancos sanos. Liberbank tiene previsto comenzar a cotizar el próximo 16 de mayo con el mismo objetivo. Por el contrario, BMN tiene hasta 2017 para hacerlo, pero en su caso el objetivo no es dar liquidez -la entidad que preside Carlos Egea recompró las preferentes al 100% de su valor-, sino devolver las ayudas públicas recibidas, de 730 millones.
Esta salida a bolsa es la contrapartida que está dispuesto a conceder Medel a cambio de una de las condiciones que exige para seguir adelante con la operación: recibir garantías de que, en caso de que haya decisiones judiciales o arbitrales que aminoren ese 40% de quita, Unicaja no tendrá que aportar más recursos. Tal como ha venido informando El Confidencial, Medel también condiciona la operación a que el 75% de los titulares acepte el canje de las preferentes por acciones.
Las condiciones de Medel
Las otras tres condiciones que solicita Medel para culminar la operación son la eliminación del «riesgo Sareb», una relajación de las condiciones de los CoCos que tiene que emitir Ceiss y que el FROB se haga cargo del ajuste laboral. La primera se refiere al peligro de que tenga que devolver dinero al banco malo si este encuentra «vicios ocultos» durante los próximos tres años en los activos traspasados por la entidad castellano-leonesa. Esta expresión se refiere a excesos de valoración, errores en la clasificación de los créditos, cambios en la situación de los inmuebles y demás circunstancias que pueden rebajar el valor al que han sido traspasados a Sareb. Según las fuentes, dicho riesgo asciende a unos 300 millones en el caso de Ceiss.
En cuanto a los CoCos (contingentes convertibles) a través de los que se va a articular la inyección de los 604 millones del rescate europeo, Unicaja negocia una rebaja de un par de puntos respecto al 8% de interés anual impuesto por Bruselas. Inicialmente, Medel pretendía dejar estos instrumentos fuera del perímetro de Unicaja Banco, en una Ceiss convertida en filial, para evitar que el FROB pudiera entrar en el capital de la entidad malagueña si la castellana bajaba de cierto nivel de solvencia. Pero si tiene que aceptar una fusión plena, al menos pretende rebajar los costes financieros de la integración.
Finalmente, Unicaja también exige que sea el FROB el que se haga cargo del inevitable ajuste laboral que conllevará la operación, como ha hecho en los casos de Bankia, NovaGalicia y, sobre todo, Banco de Valencia antes de su fusión por absorción con CaixaBank. En el caso de CatalunyaCaixa, el recorte de empleo iba a hacerlo el comprador, pero, con el fracaso de la subasta, tendrá que correr también a cuenta del fondo público de rescate.
El Banco de España quiere cerrar ya la fusión
Por otro lado, distintas fuentes aseguran que el Banco de España está metiendo prisa a Medel para que cierre de una vez la unión, el único fleco pendiente de la última reforma financiera (la primera con el Gobierno del PP), después de la recapitalización con dinero europeo de las entidades del Grupo 1 -BFA-Bankia, NovaGalicia, CatalunyaCaixa y Banco de Valencia- y de todas las del Grupo 2 salvo Ceiss -BMN, Liberbank y Caja3-. En este larguísimo proceso, los constantes cambios de la normativa financiera han provocado varios replanteamientos de las condiciones de la operación.
Así, en 2011 Medel forzó un aumento del porcentaje de Unicaja en la fusión y el año pasado logró que el Banco de España le concediera ayudas de hasta 2.000 millones para compensarle por el cambio de las reglas del juego que suponían los dos decretos ‘De Guindos’. En diciembre, renunció a ese dinero a cambio de recibir Ceiss saneada y recapitalizada con el dinero europeo. Pero Bruselas no aprobó este plan porque consideraba que llegaba tarde y que no era irreversible (al contrario que la operación similar de Ibercaja con Caja3).
Ahora se ha agotado el tiempo y la decisión final debe tomarse esta semana o la próxima, a más tardar. Medel juega con la ventaja de que el Gobierno no se puede permitir que, ahora que ha encarrilado el tema financiero, le salga otro muerto del armario y, por tanto, es propenso al acuerdo. No quiere tener que nacionalizar a otra entidad del tamaño de Ceiss, que formaría parte del famoso holding que pretende crear con la banca pública. Por eso, en Unicaja esperan que el Ejecutivo ceda a todas sus pretensiones, una vez que Bruselas ha impuesto sus condiciones, para cerrar de una vez la fusión.

54321
(0 votes. Average 0 of 5)