Unicaja advierte a la plantilla que habrá despidos si no acepta una bajada salarial y salidas pactadas

By in , ,
21

Los sindicatos califican la propuesta de la entidad de «inaceptable» y dicen que las condiciones son peores que en las cajas intervenidas por el Estado
26.09.13 – 01:55 – NURIA TRIGUERO |
 
 
 
LAS MEDIDAS
Bajada salarial.
Prejubilaciones.
Bajas incentivadas.
Reducciones de jornada.
Movilidad geográfica.
Excedencias retribuidas.
Conversión de contratos a tiempo completo a contratos a tiempo parcial.
Paralización de las aportaciones al plan de pensiones.
Unicaja llegó con una propuesta de máximos -o mínimos, si se mira desde el punto de vista de la plantilla- a la primera reunión con los sindicatos para negociar el plan de ajuste de costes laborales. Las medidas esbozadas ayer por la entidad son «inaceptables», según coincidieron Comfia (CC OO) y Secar tras el encuentro, en el que estuvieron presentes también los sindicatos UGT y CSICA, así como representantes de la consultora PricewaterhouseCoopers, que ha elaborado el estudio en el que se basa el plan de ajuste de personal.
Bajada de sueldos, prejubilaciones para mayores de 57, bajas incentivadas, reducciones de jornada, excedencias retribuidas y movilidad geográfica conforman el abanico de propuestas avanzadas ayer por la caja. Según fuentes consultadas, sus portavoces advirtieron de que el objetivo de ahorrar 51 millones es innegociable y que, de no conseguirlo con medidas pactadas, recurrirá a salidas forzosas.
Hoy por hoy, el acuerdo queda lejos. «Las condiciones en las que se plantean las prejubilaciones y las bajas incentivadas son peores que las que han aplicado entidades intervenidas por el Estado», afirmó el vicesecretario general de Secar en Unicaja, Jesús Barbosa, que insistió en que esta primera propuesta elaborada por Unicaja es «infumable». Fuentes cercanas a la dirección defendieron, en cambio, las condiciones ofertadas argumentando que todos los tramos de prejubilaciones quedan por encima de la pensión de jubilación máxima, que es de 36.000 euros.
Las bajas incentivadas se ofrecen con condiciones diferentes para los empleados mayores y menores de 50 años. Unicaja prefiere despidos pactados a las prejubilaciones, que considera muy costosas ya que actualmente están penalizadas por el Gobierno. De hecho, la entidad calcula que tendría que pagar a la Tesorería de la Seguridad Social una media de 80.000 euros por cada prejubilación, aparte de su coste intrínseco. Por eso la entidad ha dado a entender que no aceptará que haya más prejubilaciones que bajas incentivadas.
La propia Unicaja reconoció ayer que su propuesta descansa sobre «dos patas: desvinculaciones y ajuste salarial», aunque sin dar más detalles. Según fuentes sindicales, la entidad plantea este ajuste de forma progresiva por tramos salariales, del 3 al 9%, a través tanto de una bajada de salario base como de eliminación de conceptos retributivos.
Antes de que la dirección de Unicaja esbozara estas medidas, los representantes de PricewaterhouseCoopers realizaron una exposición de los «factores externos e internos» que han llevado a la entidad a diseñar el plan de ajuste. Los analistas mencionaron el estrechamiento de márgenes, la caída del volumen de negocio, la morosidad, las mayores exigencias de capital, la reestructuración del sector financiero y también la probabilidad de que tenga que eliminar la cláusula suelo de todas las hipotecas, con la incidencia que eso tendría en su cuenta de resultados. Además, argumentaron que Unicaja todavía no ha hecho ningún ajuste de plantilla, pese a haber recortado de forma importante su red de oficinas. Los sindicatos rechazaron el escenario planteado por PricewaterhouseCoopers y exigieron documentación y datos que sustenten sus previsiones.
En la próxima reunión, que se celebrará la semana que viene, los sindicatos rebatirán las medidas presentadas por Unicaja ayer y presentarán sus alternativas. El sindicato Secar ya entregó ayer a los representantes de la entidad un avance de sus recetas para conseguir los 51 millones de euros de ahorro: recorte del presupuesto destinado a Obra Social; sustitución de los agentes financieros y del servicio jurídico externo por personal propio de la entidad; retomar el plan de prejubilaciones para mayores de 58 años pactado en 2011 -que la entidad desestimó a raíz de que el Gobierno decidiera penalizar los retiros anticipados- y supresión de las millonarias indemnizaciones por despido del cuerpo directivo, entre otras.
Fuente: http://ow.ly/pea6O

54321
(0 votes. Average 0 of 5)