Un consejero de Caja España-Duero, dispuesto a testificar a favor de los afectados por las preferentes

By in
69

E.B.
Los casi 14.000 clientes de Caja España-Duero atrapados en las participaciones preferentes emitidas por las antiguas cajas, no podrán recuperar en efectivo sus ahorros. Ahora, a la espera de que se clarifique el futuro de la entidad y se ofrezca alguna solución al colectivo, que probablemente pasará por un canje por acciones con un fuerte descuento, la vía de los tribunales se abre como una posibilidad que muchos comienzan a plantearse.
En ese sentido, en la última reunión del consejo de administración de Caja España-Duero, celebrada la semana pasada, el problema de las preferentes fue uno de los que causó más polémica entre los consejeros, según publica Diariodeleon.es.
Tal es así, que, en un momento de la reunión el secretario general de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja), José Antonio Turrado, dijo sentirse engañado como consejero y manifestó que se prestará a ir a declarar al Juzgado a favor de cualquier cliente que decida denunciar a la Caja.
Siempre según este diario, Turrado justificó su postura en que cuando se anunciaron las operaciones de preferentes, por parte del consejo se dijo que “era bueno para el cliente y para la Caja”, además de ser operaciones sin riesgo, porque la entidad los recompensaría.
Las preferentes de Caja España-Duero contabilizan unos 416 millones de euros. La intención de la entidad castellana era haber canjeado estos títulos por depósitos tradicionales con intereses anuales de entre el 1,5% y el 2%, según la emisión. El plazo para obtener este rendimiento estaba previsto que fuera de cinco años.
Sin embargo, a principios de verano del año pasado el banco advertía en un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de que proseguían las negociaciones “en aras a la obtención de las preceptivas autorizaciones”. Desde entonces, nunca más se supo, al tiempo que los nervios de los afectados iban en aumento según se iba estancando la negociación para la fusión de Caja España-Duero con Unicaja y la entidad castellana se dirigía al rescate público.

54321
(0 votes. Average 0 of 5)