UGT-PV negocia su quinto ERE con una deuda de seis millones de euros

By in ,
71

gonzalopino-valenciaplazaVALENCIAPLAZA.COM. 02/02/2015
El nuevo secretario general, Gonzalo Pino, confía en que la medida permita un ahorro para saldar la deuda de 6 millones y en 2016 salir de números rojos
VALENCIA (EP) UGT-PV iniciará esta semana la negociación de un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), su quinto expediente, con la intención de que «no se vaya ningún compañero más y la participación de todos en un abanico de medidas permita tener el ahorro suficiente para hacer frente a los problemas económicos», en palabras de su nuevo secretario general, Gonzalo Pino, que sitúa la deuda actual «en torno a 5,5 y 6 millones» y se ha fijado el objetivo de que, «en el presupuesto de 2016, aparezca ya una situación de color verde».
En una entrevista concedida a Europa Press, Pino ha subrayado que «se ha hecho todo lo posible para afrontar una situación difícil debido a los incumplimientos por parte de la administración», que han obligado al sindicato a «sacar recursos propios para seguir dando servicio a los trabajadores, y al no tener esos recursos, a recurrir al crédito y a la deuda, que se ha ido acumulando en la medida que los incumplimientos de la administración han sido cada día más flagrantes».
Hasta la fecha, UGT-PV ha acometido cuatro ERE que han supuesto la salida de unos 280 trabajadores y «tener que acudir a préstamos para pagar los despidos, que parece una contradicción pero no había más remedio porque no se podía mantener la organización», argumenta. Tras ese proceso, ha dejado su plantilla en torno a 130 personas, a las que pedirá ahora «un esfuerzo, como en cualquier empresa, para no seguir en esa sangría permanente».
Con la documentación del ERTE ya en manos de la sección sindical y «buena predisposición para llegar a un acuerdo lo antes posible» por su parte, Pino ha avanzado que «se va a ofrecer un abanico de posibilidades para que cada compañero sepa qué ha de aportar para salir de la situación, con múltiples vías como la reducción de jornada o salarial». «Se trata de ir sumando todas las situaciones particulares para llegar a una reducción importante de gasto que permita seguir subsistiendo», ha recalcado.
«HAY UNA DEUDA Y HAY QUE VER CÓMO SE REDUCE»
Uno de sus objetivos «es que todos y cada uno de los trabajadores de la organización y hasta el último afiliado conozca cuál es la situación real de la organización, económica y política, en cada momento», en un contexto en el que el presupuesto de 2015 «se plantea con la necesidad de ajustarse a esa realidad, reconociendo que hay una deuda y hay que ver cómo se reduce».
Según Pino, «en la medida en que la administración vaya cumpliendo, seguramente irá reduciendo, aunque una deuda de esa dimensión no se puede acabar en cuestión de seis meses o un año». «El objetivo es llegar al próximo congreso con las cuentas más o menos claras, buscar todas las alternativas y seguir dando servicio a los trabajadores», ha subrayado.
Respecto a lo adeudado por la administración, es tajante: «La deuda sigue estando ahí, en estos últimos meses al estar en un proceso electoral e intentar mostrar una cara distinta, hay un cumplimiento respecto a 2014, pero sigue la incertidumbre sobre qué va a ocurrir en 2015 o con deuda pendiente de 2011 o 2010».
«LA ADMINISTRACIÓN NO PAGA ABSOLUTAMENTE A NADIE»
«Va respondiendo, pero todavía debe una cantidad grande, la administración no paga absolutamente a nadie, la propia patronal está en unas condiciones difíciles de existencia debido a que no recibe también parte de lo conveniado con la administración». «Es una situación caótica», ha reprobado Pino.
En ese contexto, el histórico dirigente sindical de Ford Almussafes ha asumido el relevo de Conrado Hernández con la firme determinación de trabajar en equipo y tomar nota de las enseñanzas de esta etapa: «La crisis nos enseña que hay que volver a nuestra esencia, la acción sindical, la negociación colectiva, la relación con los trabajadores y, por lo tanto, la afiliación, y los recursos fundamentales del sindicato han de venir de los afiliados», recalca.
Así, Pino tiene el «empeño» de que «la organización entienda que hay que dedicarse fundamentalmente a los trabajadores, sin dejar de acudir a los convenios institucionales de formación, ya que es dinero de los trabajadores y de los empresarios, no de la administración».
«ESTRUCTURAS MÁS EFICIENTES, MÁS SÓLIDAS»
Con esta filosofía, afronta una «fase de reestructuración, de ajustar estructuras para que sean más eficientes, más sólidas, y volver a recuperar las esencias del sindicato». «Si en algún momento estuvimos fuera, rápidamente hay que volver al lugar donde el sindicato tiene sentido, que es en las empresas, sin olvidarse de la sociedad y de los ciudadanos y colectivos castigados por la administración», ha precisado.
A su juicio, «pese a los intentos de tumbar a los sindicatos», estas organizaciones mantienen el apoyo de los trabajadores y, como ejemplo, apunta que, en las elecciones en la industria, «los sindicatos tienen los mismos resultados que hace cuatro años aproximadamente, descontando la pérdida de alrededor de 140.000 empresas de la Comunitat».
«LA AFILIACIÓN EMPIEZA A RECUPERARSE»
Es más, Pino ha resaltado que «la afiliación empieza a recuperarse, se ha pasado una situación difícil con pérdida de afiliación en todos los sindicatos, pero los últimos datos muestran una recuperación lenta, pero recuperación, y ese es el camino».
Esta semana se reunió con el secretario de UGT, Cándido Méndez, con quien tiene «una relación magnífica porque siempre ha estado ahí en todos los conflictos vividos en Ford» y, ya como responsable de UGT-PV, apuesta por «un trabajo conjunto para ir hacia una organización mucho más eficaz y mucho más fuerte». «Se trata de consolidar la organización en cada uno de los territorios y prepararnos para el debate de cómo hacer una organización con estructura más pequeña, pero más fuerte», ha concluido.
Fuente: http://ht.ly/Iteu7

54321
(0 votes. Average 0 of 5)