UGT pagará a los vecinos 25.000 euros por el enganche irregular de la luz de su sede en Elda

By in
37

El sindicato ha vuelto a pedir «perdón» y liquidará la deuda de la comunidad del edificio antes de 2015
PÉREZ GIL 09.09.2014
La dirección de UGT en La Muntanya-Vinalopó-Vega Baja ha alcanzado un acuerdo con la comunidad de vecinos del edificio Caudel de Elda para resarcirle de los daños ocasionados por el enganche irregular de la luz de la sede del sindicato durante 18 años.
Una vez calculados los consumos eléctricos y estudiada la facturación de todos los años en los que UGT no pagó recibo alguno, se ha llegado al acuerdo de pagar al conjunto de los vecinos afectados 25.000 euros. Esta cantidad se abonará en tres mensualidades antes de que finalice el año. Esta misma semana UGT realizará a la comunidad de propietarios del edificio un primer ingreso de 10.000 euros y el próximo mes repetirá con la misma cantidad. La deuda se liquidará en diciembre con el pago de los últimos 5.000 euros.
Los responsables del sindicato han estado negociando varios meses para encontrar una solución y su propuesta fue aceptada el pasado agosto por los afectados. Prueba de ello es que ambas partes han firmado un documento escrito en el que UGT se compromete al pago de 25.000 euros antes de que finalice 2014 y, por su parte, la comunidad de propietarios considera «saldada y finiquitada» la deuda por todos los conceptos.
Ismael Senent Cartagena, el secretario general de UGT en La Muntanya-Vinalopó-Vega Baja, ha vuelto a indicar que «lamenta profundamente lo ocurrido» y ha recordado que «desde un primer momento se le pidió perdón a los vecinos y se les aseguró que el sindicato asumiría toda la responsabilidad del problema causado». Un enganche irregular del que «éramos verdaderamente desconocedores», ha insistido el dirigente sindical.
Senent también señaló ayer, en un comunicado, que «tenemos la obligación de dar la cara y la hemos dado desde el primer momento en el que fuimos conocedores de los hechos». Pero en su opinión lo que ocurrió «no tuvo justificación alguna». Durante 18 años los vecinos del edificio Caudel estuvieron asumiendo, sin saberlo, el coste por el consumo eléctrico de uno de los locales bajos de la finca donde UGT impartía sus cursillos y realizaba sus encuentros y reuniones.
Fuente: http://owl.li/BpPLK

54321
(0 votes. Average 0 of 5)