UGT-A lleva 10 meses sin investigar la etapa de Pastrana y Fernández Sevilla

By in
52

Agustín Rivera. Sevilla 12/10/2014
La UGT andaluza capitaneada por Carmen Castilla tiene paralizada desde hace diez meses la investigación interna que prometió impulsar su secretaria general en Andalucía nada más llegar al cargo, en enero de este mismo año. Según fuentes oficiales del sindicato consultadas por El Confidencial, la investigación interna iniciada cuando Francisco Fernández Sevilla aún dirigía UGT-A se detuvo con el estallido del caso de las facturas falsas que instruye la juez Alaya. ¿La explicación? “La documentación está en sede judicial”, argumentan estas mismas fuentes.
El sindicato ha presentado esta excusa para no querer saber nada de cualquier irregularidad en la etapa anterior a Castilla. Tampoco inició una ronda de preguntas o careos internos para conocer las presuntas irregularidades. La dirigente sindical estaba decidida a abrir una nueva etapa en el sindicato, pero se ha visto sobrepasada por la judicialización del caso. Ya en una entrevista con este diario el pasado mes de junio adelantó: “Vamos a vivir momentos muy complicados por asuntos judiciales”.
Esta misma semana la Fiscalía Anticorrupción ha pedido la imputación de Fernández Sevilla y Pastrana, secretario general del UGT-A entre 1998 y 2013. Se les acusa de «financiación ilegal del sindicato» a través de «la defraudación generalizada en las subvenciones recibidas relativas a fondos de formación». Ambos dirigentes participaron en la denominada «central de compras» del sindicato. Esta central fue una «inspiración directa» de Pastrana y continuó cuando Fernández Sevilla le sustituyó y también cuando era secretario de organización de UGT-A antes de ser secretario general.
La supuesta financiación ilegal de UGT-A se produjo, según la Fiscalía, con la institución del «rapel», figura que permitía repercutir un porcentaje de las compras del sindicato a un proveedor, y el «bote», otra figura con la que se elaboraban facturas falsas. Agentes de la UCO (Unidad Central Operativa) de la Guardia Civil buscan la firma de Pastrana en este caso. La imputación era esperada por la cúpula del sindicato. Argumenta que se trata de una “garantía para su defensa”.
Castilla no dudó en ningún momento en situarse a las órdenes de Pastrana y Fernández Sevilla, nada más llegar al cargo, como acredita una conversación telefónica interceptada por la UCO (Unidad Central Operativa) de la Guardia Civil a las 15.54 horas del 9 de enero de 2014, en la que también criticó el físico de la presidenta Susana Díaz, como ya publicó este diario el pasado mes de julio.
Germán Domínguez, que fue secretario de Formación en la Ejecutiva Regional de Pastrana, en conversación con El Confidencial en una cafetería sevillana, considera que la imputación solicitada por la Fiscalía demuestra que llevaba “razón en todas” sus denuncias. “Yo no invento nada. La Justicia dirá realmente si tienen algo que ver en la financiación ilegal del sindicato”, señala Domínguez a este diario.
La “estocada” al sindicato
“No sería justo que el secretario general, del que dije que era la cabeza visible y que no se hacía nada, que nadie respiraba, sin que él lo supiera, no tenga nada que ver, se llame Manolo o el Rey. Hay que demostrar a los trabajadores que somos gente honrada, que pueden confiar en nosotros, y la mejor manera es demostrando nuestra honradez sacando a la luz pública aquello que se oculta o se quiere ocultar”, resalta el exdirigente de UGT Andalucía.
Domínguez cree que si la UGT no se adapta a los tiempos, “con una fuerza nueva, la de calle, la de Podemos”, la organización sindical estará “abocada” a la muerte. “Pasa igual que con los partidos, pensábamos que el bipartidismo iba a durar toda la vida. Lo mismo pasa con el sindicalismo. Poco a poco desaparecerá. No se puede decir que el sindicalismo de clase haya muerto, pero sí que le han dado una estocada muy grande”.
Sobre Carmen Castilla incide en que la secretaria general haya dejado a un lado la investigación interna. “No ha tenido ni el más mínimo interés para conocer qué ha pasado en el sindicato. ¿Qué ha ocurrido aquí? Cuando sucede un hecho de estas características, con el que se pierde más de la mitad de la afiliación, hay que saber quiénes son los culpables y en qué hemos fallado para que esto ocurra. No se ha hecho un análisis del porqué de todo esto, seguimos dando palos de ciego, la UGT se quedará como sindicato residual, si no lo está ya, por desgracia…”.
Fuente: http://owl.li/CMrjB

54321
(0 votes. Average 0 of 5)