Tres dirigentes de UGT gastan 100.000 euros anuales en restaurantes de lujo

By in
68

Cargan a la Visa del sindicato mariscadas de hasta 900 euros en fines de semana y en agosto en Mallorca
JAVIER CHICOTE / MADRIDDía 27/11/2013 – 13.01h
Tres dirigentes de la UGT de Madrid han cargado a la Visa del sindicato una media de 100.000 euros anuales en «gastos de representación», principalmente comidas personales celebradas en restaurantes de lujo. Se trata de mariscadas de cientos de euros, comilonas en fines de semana y onerosas cuentas en mesas y manteles de Mallorca o la costa levantina, todo con cargo a las arcas del sindicato, que se financia principalmente con recursos públicos y que ha despedido a varios empleados en los últimos meses por lo maltrecho de sus cuentas.
Los gastos corresponden a la cúpula de la Federación de Servicios Públicos de la UGT de Madrid: Santiago Tamame, secretario general, su predecesor Manuel Sánchez Cifuentes y Macario Esteban, secretario de Finanzas. ABC ha tenido acceso a los movimientos de tres visas de la UGT que tenían a su disposición los citados dirigentes. Hay apuntes contables como una comida de 911 euros el 21 de agosto de 2003 en el restaurante «Es Pes de sa Palla», en Palma de Mallorca (el local lo gestiona una fundación). Al día siguiente se cargaron dos cuentas de 220 y 191 euros en otro restaurante especializado en pescados y mariscos, La Balear. Entre las comidas costeadas por el sindicato hay varias en fines de semana. El 18 y el 19 de mayo de 2002 sábado y domingo, los dirigentes sindicales cargaron 1.500 euros en restaurantes de Valencia -como LŽAnfora y La Mar de Bo- y Barcelona. Sólo en la LŽArrosseria Xàtiva de la Ciudad Condal se comieron 522 euros.
Las mariscadas no eran algo ocasional, ya que los dirigentes sindicales almorzaban casi a diario en la Marisquería Océano, en Madrid, en la que gastaron miles de euros entre 2002 y 2004. Sólo en febrero de 2002 figuran cargos en la Visa en el citado restaurante de 378,08 euros (12 de febrero); 663,72 (20 de febrero), 149,05 euros (26 de febrero), 316,93 euros (27 de febrero) y 101,54 euros (28 de febrero). El día 25 del mismo mes decidieron cambiar de local y se fueron al gallego Ría de Medas. La minuta fue de 714,42 euros.
El mismo restaurante Océano facturó cuatro comilonas en abril de 2002 de 650,88 euros, 802,71 euros, 123,88 euros y 179,44 (hay infinidad de comidas más en el mismo local que se mueven entre 100 y 200 euros). Cada pocas semanas aparece una gran celebración, como los 650,88 euros que se gastaron los el 9 de abril de ese año.
Los gustos de los comensales son refinados, a juzgar por los salones que eligen. Otro de los habituales es Casa Jorge, cercano a la sede la UGT en Madrid, donde el cubierto no baja de los 50 euros. También visitaron la sidrería vasca Zerain, en Antón Martín, o el famoso Casa Lucio, en la Cava Baja, donde la alta sociedad degusta los famosos huevos estrellados. La lista de restaurantes de marisco y pescados frescos es inagotable. A las citadas hay que sumar las marisquerías José Luis y Sarian, los gallegos Rías Bajas y Pereira o el Mesón El Marinero.
Asadores y jabugos
Las «visas» también trabajaban el sector de los asadores. Ahí encontramos locales especializados en carnes como el Mesón J-5, en el que sólo el 17 de mayo de 2002 se dieron un homenaje de 734,83 euros. Su especialidad es el jamón «pata negra».
En La Vaca Argentina, en el restaurante Casa Encantada (comida de 470,17 euros) o en los asdores Txalaparta y Los Porches —en la calle Pintor Rosales, muy cerca de la sede del PSOE, en el que militan y han tenido cargos—, también conocen a la cúpula de Federación de Servicios Públicos de la UGT de Madrid.
Cuando llega el fin de semana aparecen cuentas en restaurantes de la sierra de Madrid. Es el caso del Asador los Caños, en Guadarrama, un lugar agradable y fresco para el sábado 24 de agosto de 2002, cuando dejaron una cuenta de 114,19 euros. El mismo día hay otro cargo de 120 euros en el Restaurante el Picachuelo, con paradisiacas vistas al embalse del Atazar. También un domingo en Las Cuevas de Luis Candelas (78,50 euros). Por otro lado, los dirigentes sindicales cargaban comidas igualmente en fin de semana en restaurantes familiares como las cadenas Foster’s Hollywood o VIPS.
Otros locales visitados son bares de copas, por ejemplo, un sábado en Marius Rosales, una coctelería en el elitista y ya citado Paseo de Pintor Rosales, una de las mejores zonas de la capital, en la que gastaron 52 euros, o la cuenta de más de 400 euros que cargaron el 3 de mayo de 2003 en el «Pub» Albahaca. También era sábado.
«Comidas de ejecutivos»
Todas las comidas están imputadas a la subcuenta «gastos de representación-comidas», lo que significa que se refiere a «comidas propias de los ejecutivos», según fuentes de la propia UGT. Las comidas y otros gastos de las reuniones de las Comisiones Ejecutivas o los Comités Regionales, se cargan a otra cuenta.
Fuente: http://ow.ly/refLH

54321
(0 votes. Average 0 of 5)