Todos usamos WhatsApp pero, ¿están seguros nuestros datos?

Las aplicaciones de mensajería de moda, WhatsApp y Line, se han convertido en famosas herramientas de comunicación; sin embargo, hay luces y sombras relacionadas con su seguridad y, sobre todo, con la privacidad de las mismas.
¿Es seguro enviar un mensaje? ¿Es posible interceptar una conversación? Hace exactamente un año que WhatsApp decidió actualizar su aplicación para incluir el cifrado en los mensajes enviados a través de wifi y 3G. Hasta ese momento, la herramienta de mensajería instantánea más popular en España permitía interceptar mensajes con un software de captura de paquetes.
Por ejemplo, dos usuarios conectados a una misma red inalámbrica podían acceder a sus conversaciones sin necesidad de tener amplios conocimientos técnicos. ¿Significa que ya es seguro? En seguridad informática no existen las verdades absolutas y en este caso la empresa tampoco ha dado detalles sobre el nivel de seguridad, lo que significa que siempre podremos hacernos esa pregunta.
Line, en serios problemas
Esta misma semana también hemos conocido que Line no cifra los mensajes, al menos cuando los usuarios están conectados a través de banda ancha móvil. Doce periodistas de TelecomAsia han interceptado una conversación de chat sin apenas dificultad, lo cual pone en entredicho la aplicación.
La empresa justifica este hecho indicando que la ausencia del cifrado se debe a que quieren evitar retrasos en los tiempos de transmisión.
La empresa justifica este hecho indicando que la ausencia del cifrado se debe a que quieren evitar retrasos en los tiempos de transmisión
Es decir, para evitar que un mensaje tarde más de la cuenta en llegar al destinatario es mejor no protegerlo permitiendo que un tercero pueda llegar a interceptar una conversación.
En pleno debate sobre el espionaje de algunos países con ayuda de las principales tecnológicas, es complicado pensar que el uso de este tipo de aplicaciones sea completamente seguro. En teoría lo es, pero personalmente no se me ocurriría compartir contraseñas de cuentas bancarias o datos sensibles mediante este tipo de programas.
Tampoco lo haría a través del correo electrónico puesto que ninguna empresa garantiza que la información no vaya a ser interceptada.
El punto débil de las empresas de internet
Como seguridad y privacidad se han convertido en el Talón de Aquiles de las principales empresas de internet, han surgido proyectos que prometen. Por ejemplo, Peter Sunde, creador del buscador de torrents The Pirate Bay, ha lanzado un proyecto conocido como Heml.is que ofrece mensajería instantánea cifrada y segura.
La aplicación se está financiando con un modelo colaborativo de inversión y ofrecerá un modelo gratuito y otro de pago.
Sea como fuere, queda claro que la seguridad no siempre se alía con las aplicaciones más usadas. También, que el ingenio y maldad de los malos de la red hacen que nadie viva a salvo de esa idolatrada seguridad digital de la que, seamos serios, nadie disfruta a día de hoy.
Fuente: http://ow.ly/on6Zj