Las costumbres más divertidas y extravagantes para el Año Nuevo

Las costumbres más divertidas y raras para celebrar el Año Nuevo han sido desveladas por una encuesta global entre los usuarios de la red social Badoo, en la que han participado 7.200 usuarios de 18 países.
Los resultados de la encuesta sitúan la tradición española de llevar ropa interior de color rojo en Año Nuevo como la segunda más divertida de todo el mundo. Esta costumbre también está arraigada en Italia y México. Aunque el origen de esta costumbre es desconocido, se cree que proviene de la Edad Media, cuando el color rojo se asociaba al demonio, a la sangre y a la brujería. El uso de cualquier prenda roja estaba estrictamente prohibido pero, con el tiempo, la gente empezó a asociarlo con la vida, el amor y la pasión, de forma que algunos eligieron llevar este color en su ropa interior para que los demás no pudieran verlo.
Desde hace ya bastantes años, llevar ropa interior roja o vestir las prendas del revés en la última noche del año, se ha convertido en un hábito entre los españoles, en parte porque se piensa que trae buena suerte. No obstante, según la encuesta, ésta no ha sido la única costumbre que la gente ha encontrado original.
El beso multitudinario más grande del mundo ha sido elegida como la costumbre más divertida del mundo para celebrar el Año Nuevo. Tiene sus inicios en Venecia y consistía en que 70.000 personas se reunían y se besaban en la famosa plaza de San Marcos. Lo que comenzó como un evento coreografiado ha evolucionado hasta convertirse en una tradición mucho más informal, donde la gente que celebra la última noche del año en la plaza de San Marcos se gira a medianoche y da la bienvenida al año nuevo con un beso.
La tradición tailandesa, que ha quedado en tercer lugar en la encuesta, reúne a la gente durante tres días en una enorme guerra de agua que tiene sus raíces en la tradición budista de lavar las estatuas de buda y las manos de los ancianos.
El cuarto puesto del ranking de costumbres más divertidas y raras lo ostenta la tradición sudafricana de lanzar los muebles por la ventana.
Por su parte, el quinto lugar es un empate entre la tradición de los agricultores holandeses que llenan barriles con carburo y agua para luego taparlos y ponerlos calentar, consiguiendo cañones caseros que hacen explotar durante la celebración, y la peruana del pueblo de Santo Tomás. En ese remoto lugar no disponen de sistema judicial y la gente local se reúne para pegarse en una gran batalla campal donde zanjan viejas disputas.
Las costumbres de Año Nuevo más raras
Mientras que los besos de Venecia han sido elegidos como la tradición más divertida, la costumbre que tienen algunas poblaciones del centro de Chile se ha ganado el voto a la más extravagante. Los habitantes tienden a reunirse en el cementerio de la localidad para celebrar la Nochevieja con sus familiares fallecidos. Puede que no sea la mejor forma de pasar una noche loca, pero es lo habitual en la ciudad chilena de Talca.
Mientras tanto, en Rumanía, durante la Nochevieja los habitantes intentan escuchar cómo los animales hablan. Aparentemente, si no consiguen entenderles tendrán buena suerte durante el año que comienza. Por otra parte, los irlandeses creen que lanzar el pan contra la pared ahuyenta los malos espíritus.
La tradición de tirar los muebles por la ventana se ha ganado la cuarta posición. Se celebra en el distrito de Hilsboro de Johannesburgo (Sudáfrica) donde los habitantes dan la bienvenida al Año Nuevo tirándolo todo, desde microondas a camas enteras. Sorprendentemente, esta costumbre también se ha observado en ciertas partes del sur de Italia, donde los ciudadanos no quieren que ningún tipo de trasto viejo les acompañe al nuevo año.
Referencia: http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2013-12-30/las-costumbres-mas-divertidas-y-extravagantes-para-el-ano-nuevo_70770/