Salir por peteneras

By in
65

¿Cabe imaginar a España declinando la invitación de unirse al G-8 aduciendo que ha creado otra plataforma de decisiones económicas con países tales como Marruecos, Ecuador o Finlandia? Obviamente, no: todo el mundo sabe que quienes deciden la política económica mundial son los grandes países desarrollados, como EE.UU., Alemania o el Reino Unido y que cualquiera otra respuesta que no ande bien encaminada quedará en el olvido porque no será tenida en cuenta. Pues nuestro caso es perfectamente extrapolable al ejemplo citado. Ante nuestra generosa propuesta de que se integren en la plataforma mayoritaria, CC.OO, y CSICA han respondido diciendo que ellos tienen la suya.

Los compañeros exigen que unamos nuestros esfuerzos en la trascendental negociación que nos espera. Por eso, nosotros hemos dado el primer paso para que esta unión fuera una realidad, sin afán alguno de protagonismo y teniendo en cuenta sólo el sentido de nuestra responsabilidad. Ahora les toca a los representantes de CC.OO. y CSICA demostrar que de verdad representan a una parte de la plantilla de nuestras entidades, por encima de consideraciones sectarias o consignas partidistas.

Lo que le otorga legitimidad a una plataforma negociadora es su representatividad, que, en nuestro caso, se sustenta en todos los trabajadores afiliados a nuestras siglas sindicales. Esto es así por la simple razón de que quien negocia evita tener que repetir la negociación con las partes que resulten minoritarias. El consenso no nace por capricho, sino porque las partes representan efectivamente una mayoría capaz de defender una plataforma que sea lo más amplia posible. Que nadie intente confundirse, ni confundir a los compañeros. En este caso, CC.OO. y CSICA carecen de dicha mayoría, por lo que, llegado el caso, todo lo que ellos acuerden será papel mojado abocado al fracaso y su postura no podrá justificarse más que utilizando la demagogia oportunista y estéril a la que, por desgracia, nos tienen tan acostumbrados.

Los representantes de estos sindicatos tienen la obligación moral con la plantilla de no demorar más una unión que signifique el 100% de la representación sindical. No caben maniobras evasivas, porque es evidente que la empresa no negociará con quienes carecen de capacidad de decisión basada en una mayoría suficiente. Por eso, conscientes de nuestra responsabilidad, reiteramos a los representantes de los sindicatos minoritarios unirse a la plataforma ya creada con un único objetivo: LA DEFENSA DE TODOS Y CADA UNO DE LOS TRABAJADORES, SEAN DE UNICAJA, CAJASUR O CAJA JAEN.

No queremos terminar esta circular sin felicitar a nuestros compañeros de UGT en UNICAJA , por su oportunidad de mirar por los intereses de los trabajadores de nuestras Cajas, dejando atrás prejuicios o protagonismos partidistas, tal como lo exige el momento presente. Creemos que es de justicia reconocerlo.

Descargar en PDF

54321
(0 votes. Average 0 of 5)