Quien manda, manda…

By in
32

En medio del panorama de fondo que hemos analizado muy someramente en nuestra anterior circular
informativa, surgieron en los medios de comunicación andaluces las últimas declaraciones políticas acerca de la urgente necesidad de impulsar desde la Junta de Andalucía un proceso de fusiones entre las Cajas de
Ahorros andaluzas, aduciendo que una Caja única serviría mejor para favorecer el desarrollo económico de
Andalucía en medio de las actuales circunstancias de crisis, proceso sobre el cual se pronunció nuestro
Sindicato en la circular “Se trata de nosotros”, difundida el martes 20 del pasado mes de enero.

Son todavía muy recientes los ecos del gran debate suscitado en los medios de comunicación andaluces
acerca de la conveniencia o no de que ese proceso de fusiones se iniciara, precisamente, con el protagonizado por nuestra Entidad y Cajasol, así como la consiguiente polémica acerca de la idoneidad de Málaga o Sevilla para acoger la posible sede de la nueva entidad fusionada.

Así estaban las cosas hasta ahora, pero las circunstancias han cambiado de pronto ante la gravísima
situación de solvencia que atraviesa la Caja de Ahorros de Castilla La Mancha (CCM). La preocupación es
máxima tanto en el Banco de España como en el propio Partido Socialista, que teme que el primer fiasco sonado de una entidad financiera española sea una Caja presidida por un militante socialista (Juan Pedro
Hernández Moltó) y radicada en una Comunidad Autónoma donde gobierna el PSOE desde el inicio de la
democracia.

El Banco de España ha pedido al PSOE que busque una solución urgente para CCM, so pena de tener que
intervenirla. Las conversaciones exploratorias mantenidas entre la dirección ejecutiva de Ibercaja y CCM, orientadas a lograr una fusión por absorción de la primera sobre la segunda, se rompieron una vez que el
PSOE, tras realizar las simulaciones correspondientes, llegó a la conclusión de que no iba a contar con mayoría en la Asamblea General de la nueva Caja de Ahorros resultante. Tras este episodio, Octavio Granado, secretario federal de Economía y Empleo del PSOE, incidió en el proceso para orientar la operación hacia Unicaja, planteando la necesidad de que fuera Unicaja la que absorbiera por vía de urgencia a la entidad castellano manchega.

La Ley 31/1985, de Regulación de las normas básicas sobre órganos rectores de las Cajas de Ahorro, contempla la posibilidad de fusiones entre entidades con sedes sociales en distintas Comunidades Autónomas, siempre y cuando así lo autoricen los Gobiernos de las CC.AA. respectivas, que deberán determinar, además, la representación que corresponde en los órganos de Gobierno de la Caja resultante a las Administraciones públicas, Ayuntamientos y entidades varias. Teniendo en cuenta que Andalucía y Castilla La Mancha están gobernadas por el PSOE, la mayoría socialista estaría asegurada en la Asamblea General de la nueva entidad y en sus órganos de Gobierno.

Este dato sería clave para que la Comunidad que preside el socialista José María Barreda estuviera dispuesta a autorizar cualquier fusión en la órbita del PSOE renunciando, naturalmente, a la sede social en favor de Málaga, y sin exigir ninguna condición especial. Su solvencia, sin embargo, está tan deteriorada que, de realizarse el proceso, sería imprescindible una negociación previa con el Fondo de Garantía de
Depósitos (Banco de España) para determinar la cuantía y condiciones de las ayudas necesarias para que los riesgos resultantes del proceso de absorción quedaran suficientemente garantizados.

De llevarse a buen término la operación, parece lógico pensar que el proyectado proceso de fusión entre
Unicaja y Cajasol quedaría aparcado por el momento, con lo que resulta evidente que son los intereses
políticos, y no otros, los que determinan la política de fusiones entre las Cajas de Ahorros españolas. Algo que ya sabíamos, pero que ahora, de llevarse a cabo la absorción, quedaría más que demostrado.

Ante estos hechos, como el sindicato independiente que somos, queremos remachar nuestra voluntad de
defender dos cosas que consideramos absolutamente prioritarias:

1ª) Las garantías económicas ante cualquier proceso de fusión o absorción en los que intervenga nuestra
Entidad, base de nuestra seguridad presente y futura como trabajadores.

2º) El derecho a la seguridad en el empleo de todos los trabajadores afectados, tanto de Unicaja, como de
nuestros compañeros de la Caja de Ahorros de Castilla La Mancha (CCM).

Una vez más, queremos trasmitir a los trabajadores del sector la confianza en que nuestro Sindicato trabajará incansablemente en la consecución de estos objetivos, para los cuales no repararemos en esfuerzos personales, ni en recabar el apoyo de todos nuestros compañeros.

Seguiremos informando porque, como ya hemos dejado dicho en una circular anterior, “se trata de nosotros”.

P.D. Las opiniones y datos reflejados en esta circular, han sido reproducidos de los medios de comunicación siguientes:
EXPANSION
ELCONFIDENCIAL
5 DIAS.

54321
(0 votes. Average 0 of 5)