"... Ceterum censeo Carthaginem esse delendam" (Catón El Viejo)

By in
111

Roma odiaba a Cartago,… pero Cartago también odiaba a Roma, como jamás en toda la Historia dos naciones se han odiado tanto. Los ciudadanos de ambas urbes, dueñas ambas de extensos territorios más allá de sus muros, creían firmemente que merecía la pena que su ciudad se hundiera en el infierno si conseguía arrastrar a la otra con ellos. No había rivalidad o enemistad. Había un odio irracional cuyos ecos aún nos llegan nítidos tras más de 2000 años.

Y Catón lo consiguió. No vivió para verlo, pero Cartago, capital de la nación púnica, fue arrasada con una minuciosidad tal que los arqueólogos sólo han conseguido encontrar pequeños restos de lo que antaño fuera la mayor y más rica ciudad del Mediterráneo. Los magníficos edificios fueron primero incendiados, luego demolidos y para finalizar la tarea sus cimientos fueron arrancados. El páramo en el que los romanos convirtieron Cartago fue sembrado con sal para que nada volviera a crecer allí y cualquier resto de la esplendorosa cultura cartaginesa fue perseguido y exterminado.

Borrado del libro de la Historia, muchas veces para siempre.

Debemos aprender de la Historia… lo BUENO, así como para desterrar lo malo.

DESPOJÉMONOS de posturas destructivas, de vencedores y vencidos, de odios irracionales,… pero ASUMAMOS la virtud de la PERSEVERANCIA en todas las facetas de la vida que nos permita el paraguas de la ética y de la razón.

«… Ceterum censeo Carthaginem esse delendam»

Esta expresión se utiliza para hablar de una idea, de una propuesta que se persigue sin descanso hasta que es realizada, y el sindicato SECAR, cuando dicha idea es JUSTA y RAZONABLE, LUCHA e INSISTE… porque la filosofía de este Sindicato es actuar de manera PERSEVERANTE… HACIENDO LO MEJOR PARA TODOS LOS COMPAÑEROS SIN ESPERAR NADA A CAMBIO.

 

 

Descargar en PDF

54321
(0 votes. Average 0 of 5)