Medel quiere condiciones similares a las de Banco Valencia para quedarse con Ceiss

By in ,
58


La venta de Banco de Valencia a La Caixa con unas condiciones muy favorables para la entidad catalana se ha convertido en el nuevo paradigma del sector y ha desbancado a la compra de CAM por Sabadell. Ahora, todo el mundo quiere recibir unas ayudas similares a las otorgadas por el FROB a la entidad presidida por Isidre Fainé. El primero ha sido Braulio Medel, el presidente de Unicaja, que pretende recibir un trato similar para quedarse con Ceiss (Caja España-Duero) en la negociación que mantiene con el Banco de España para fijar las condiciones en que debe realizarse la operación.

 
«Medel plantea que, si a La Caixa se le dan todas estas prebendas para quedarse con Banco de Valencia, por qué no se le puede dar a él un trato similar; o al menos, que no se le pongan tantas dificultades como se le han puesto en esta operación», explica una fuente conocedora de la situación. Fuentes de Unicaja señalan que se trata de una especulación y que no hay novedades sobre lo que se anunció el 20 de noviembre por parte de la Comisión Europea. Es decir, que no aprobaba su plan de fusión pero que le concedía una prórroga para alcanzar un nuevo acuerdo hasta que se inyecten los 604 millones del rescate europeo, algo que ocurrirá durante el primer trimestre.
Desde la entidad malagueña sostienen que su intención ha sido en todo momento culminar la integración con Ceiss, pero que los sucesivos cambios regulatorios -los Decretos ‘De Guindos’, el Memorándum de Entendimiento (MoU) con la UE y ahora las exigencias de la Comisión- lo han impedido al alterar las reglas del juego en mitad del partido. Ahora sucede lo mismo con la operación de La Caixa y Banco de Valencia, que de nuevo altera las condiciones para las fusiones y adquisiciones bancarias en España, a juicio del presidente de Unicaja.
Medel llegó a suscitar la ruptura de la fusión, dadas las elevadas necesidades de saneamiento de la fusión de Caja España y Caja Duero, y su impacto negativo en la cuenta de resultados de la entidad andaluza. Pero el supervisor quería evitar por todos los medios tener que nacionalizar otra entidad, por lo que frenó la ruptura y negoció con Unicaja una alternativa. Dicha alternativa copiaba el modelo de Ibercaja y Caja3: Unicaja se quedaría con Ceiss pero sólo después de que ésta fuera saneada y reestructurada por el FROB. Eso incluía el traspaso de su crédito promotor y sus activos inmobiliarios al ‘banco malo’, así como la inyección de dinero europeo, aunque la entidad andaluza pretendia que fuera en forma de CoCos, no de acciones.
Ahora bien, Bruselas se ha opuesto a esta fórmula, como adelantó El Confidencial el 17 de diciembre, y estima que la fusión de cajas castellano-leonesas debe seguir el mismo proceso que el resto de entidades nacionalizadas y ser recapitalizada y subastada en un proceso competitivo. Según fuentes del Banco de España, Unicaja y Ceiss no habían planteado a la Comisión Europea un plan lo suficientemente cerrado, «en el que no hubiera posibilidad de ruptura de la fusión». Ahora bien, el comisario Joaquín Almunia ha permitido que todavía se pueda llegar a un acuerdo de fusión antes de que se inyecten los fondos europeos.
Ése es el momento en que nos encontramos ahora, al inicio de estas negociaciones definitivas de Unicaja con el Banco de España y con Bruselas para alcanzar un nuevo plan de fusión. Una negociación en la que Medel -sabedor de que el gobernador Luis Linde no quiere tener que subastar otra entidad- pretende jugar fuerte para obtener unas condiciones lo más cercanas posible a las recibidas por La Caixa.
Fainé marca el nuevo referente del sector

La Caixa recibirá para hacerse con el Banco de Valencia 4.500 millones de capital procedentes de Bruselas, que se suman a un EPA -garantía contra posibles pérdidas futuras- para otra cartera de 4.350 millones de créditos a pymes en riesgo; en total, hasta 8.850 millones. Además, se quedará los 980 millones de fondos propios iniciales que inyectó el FROB en la entidad y otros 150 que se derivarán del canje de preferentes y subordinada. Todo esto debe usarse para sanear la entidad valenciana, pero además se la encontrará ya bastante limpia tras el traspaso de sus activos tóxicos al banco malo. Lo cual le permite apuntarse un beneficio de 1.400 millones gracias al badwill (fondo de comercio negativo) generado.

Estas condiciones han generado una fuerte polémica en las últimas semanas por lo que muchos consideran «trato de favor» a la caja catalana en el sector e incluso dentro de varios grupos parlamentarios. El ministro Luis de Guindos ha justificado la actuación del FROB porque su coste era inferior a la liquidación de Banco de Valencia, que era lo que exigía Bruselas si no se lograba vender antes del 28 de noviembre (de ahí que hubiera que montar una especie de ‘subasta exprés’ de apenas una semana de duración).
Por eso, es probable que la actitud de Medel sea imitada por otras entidades en las próximas subastas que se van a celebrar; la más inminente, la de CatalunyaCaixa, que se reactivó en noviembre y que se resolverá previsiblemente entre enero y febrero. Posteriormente llegará la de NovaGalicia. Es decir, se espera que los candidatos exijan cifras de capital y garantías muy elevadas pese a que las entidades subastadas ya han traspasado su crédito promotor y sus inmuebles al banco malo, lo cual hará imposible que los contribuyentes recuperen el dinero inyectado para recapitalizarlas.
54321
(0 votes. Average 0 of 5)