MALAS FORMAS - INSULTOS.

By in
79

El Sindicato SECAR siempre ha puesto en conocimiento de la entidad
las situaciones de aquellos compañeros que se hallan expuestos a los
comportamientos de “algunos jefes”, llevados a la práctica a través de las malas
formas, que repercuten desfavorablemente en la esfera personal y laboral de los
afectados.
Las malas formas practicadas por algún que otro directivo (críticas
negativas constantes hacia los subordinados; alzar la voz; gritar
sistemáticamente para imponer su punto de vista como única manera correcta
de realizar las tareas…) no se han de generalizar y, por supuesto, consentir.
Igualmente, el Sindicato SECAR considera que tampoco se ha de
soportar el insulto de un superior. A este respecto, se recuerda que se ha
estimado procedente el despido disciplinario del jefe que insulte a un
subordinado, aunque sea en un momento puntual y se trate de un hecho
aislado y no de una actitud reiterada, fundamentado en la obligación de todo
jefe de cuidar la buena relación con los empleados y en la necesidad de mutuo
respeto que han de mantener las personas que convivan por razón de la
relación laboral.
Esta Sección Sindical es consciente de que esta Circular Informativa no
será ajena a algunos compañeros destinados en la Dirección de Área Málaga
occidental o en la Dirección Territorial de Almería, que han de padecer alguna/s
de las prácticas anteriormente detalladas por parte de sus responsables.
Desde el Sindicato SECAR se desea transmitir el mensaje de que quién
piense que estos comportamientos son positivos para el crecimiento de la
entidad, se equivoca… porque a lo que nunca se puede llegar es a lesionar la
dignidad del trabajador, algo que no se ha de tolerar a ningún directivo,
aconsejándose denunciar estas prácticas a esta Sección Sindical, porque va
siendo hora de decir BASTA a estos directivos que hacen de las malas formas y
del insulto sus únicos medios por los que hacer oír sus voces.
NOTA: Y si no se tiene bastante con las actitudes de algunos directivos,
en llamada desde el Contact Center se llega a amedrentar a un compañero
(encontrándose sólo en su oficina atendiendo a clientes) al no recibir la
información deseada. Por lo visto, todo el mundo cree tener el “derecho” a
aplicar las malas formas con los compañeros de las oficinas, cuando de este
“derecho” no ha de ser titular absolutamente nadie al tener prioridad la
dignidad personal y profesional del trabajador.

Circular impresa

 
 

54321
(0 votes. Average 0 of 5)