Los bancos que ganan con la crisis: Sabadell, Santander y BBVA conquistan dos millones de clientes en cuatro años

By in ,
61

Bankia, Banco Ceiss y CaixaBank representan el otro lado de la medalla: sus clientes se reducen drásticamente tras las fusiones.
03.12.2013MADRIDMichela Romani.
El tsunami que ha devastado el sector financiero español con la llegada de la crisis ha dejado un panorama muy distinto al que había hace tan sólo cinco años. Las fusiones y las absorciones han reducido drásticamente el número de entidades y provocado cambios en la distribución de la clientela.
Uno de los principales efectos es que muchos clientes han dejado de serlo de más de una entidad, concentrando su actividad bancaria. Un fenómeno que resulta evidente al analizar la variación de las cuentas (corrientes y de ahorros) de las principales entidades desde 2008 hasta 2012 (último dato disponible, en los Anuarios Estadísticos realizados por las patronales AEB y CECA).
El número de cuentas es el indicador más utilizado por las entidades financieras para calcular el número de clientes: aunque no sea exacto, ya que un cliente puede tener más cuentas y, a su vez, una cuenta puede pertenecer a más propietarios, es él que más se aproxima.
Pues, en los primeros cuatro años de crisis, la banca ha perdido casi cinco millones de cuentas.
“La caída de cuentas no va aparejada con un descenso de la bancarización, lo que significa que los clientes han reducido el número de entidades con las que operan y se han concentrado en la principal”, explica una fuente de un banco. No obstante, los vientos de cambios no han sido neutrales sino que, como suele ocurrir en estos casos, hay ganadores y perdedores. El banco que más ha aprovechado los ríos revueltos para crecer es Sabadell. De acuerdo con cálculos realizados por EXPANSIÓN, con datos de AEB y CECA, el banco que preside Josep Oliú y las entidades que ha venido absorbiendo en los últimos años tenían en 2008 un total de 3,79 millones de cuentas; al cierre del pasado año, esta cifra había crecido hasta los cinco millones. En cuatro años Sabadell ha ganado 1,2 millones de clientes, sin contar las fusiones. Si se mira a las cuentas que el banco tenía en esa fecha (descontando las de Guipuzcoano y CAM), el crecimiento de la entidad catalana es aún más apabullante: al cierre de 2008 eran apenas 700.000.
El segundo lugar en la clasificación de los que más crecen lo ocupa Santander. El mayor grupo bancario español cerró el año pasado con 5,4 millones de cuentas, medio millón más que en 2008. El banco que preside Emilio Botín ha sido el único entre los grandes que no ha participado en operaciones corporativas en España desde que estallara la crisis, aunque está entre los candidatos para hacerse con NCG Banco, que será subastada en cuestión de semanas.
Ya a lo largo de 2013, Santander materializó la absorción de su filial Banesto en su red doméstica. Banesto aporta a las cuentas de su matriz otros dos millones y medio de clientes.
El tercero del ránking de los que más crecen es el otro gran banco español: BBVA. Ha cerrado 2012 con algo más de siete millones de cuentas (incluyendo las de las cajas que conformaron Unnim, absorbida posteriormente), el 6,4% más que en 2008.
Banca March se queda fuera del podio al medir el crecimiento por número absoluto de clientes. Sin embargo, sería la que más crece tomando en cuenta el incremento porcentual que alcanza el 68%. El pequeño banco originario de las Baleares, y especializado en banca privada, tiene ya casi 400.000 cuentas. Las otras entidades que han ganado clientes que salen de la crisis apuntándose ganancias de clientes son Barclays; Ibercaja, CatalunyaBanc y Caixa Pollença. Esta última es, junto con Caixa Ontinyent (que ha visto caer el número de sus cuentas casi el 13% en cuatro años) la única caja que sigue existiendo en España.
Llama la atención que CatalunyaCaixa, nacionalizada y prácticamente sin pretendientes de cara a su futura subasta, haya conseguido mantener los clientes en el complicado periodo que le ha tocado vivir. Sin embargo, sus clientes han demostrado fidelidad a la entidad a pesar de todo, algo que también se aprecia en la evolución de los depósitos de clientes, que incluso en los momentos más duros han caído menos que en el resto de bancos con problemas.
Los que bajan
Bankia se lleva el cetro del banco que más cuentas ha perdido frente a las que tenían en 2008 las siete cajas que la conformaron. La caída supera los 2,5 millones, hasta los siete actuales. Entre los factores que explican esta evolución está la propia fusión, ya que había muchos clientes duplicados entre las cajas. Además, desde la nacionalización y la llegada del nuevo equipo, capitaneado por José Ignacio Goirigolzarri, Bankia ha realizado un ejercicio de “limpieza” de clientes inactivos, es decir, los que tenían cuentas sin utilizar desde hace años, que nunca se cerraron por olvido o dejación.
Bankia, además, ha conseguido ya invertir la tendencia negativa en la evolución de clientes. Según los datos ofrecidos por la propia entidad, en lo que va de año ha ganado unos 200.000 nuevos clientes, pese a estar inmersa en un proceso de reestructuración pactado con Bruselas que implica el cierre de centenares de oficinas.
Otra entidad nacida de la fusión de cajas, Banco Ceiss ocupa el segundo lugar de los que más cuentas han perdido: casi 900.000. Las dos cajas originarias, Caja España y Caja Duero, compartían clientela en Castilla y León pero, además, Banco Ceiss ha tenido- como la mayoría de los bancos nacionalizados- problemas con los clientes a los que vendió participaciones preferentes, ya que Bruselas le ha obligado a hacerles asumir parte de las pérdidas del grupo a cambio de la ayuda financiera recibida. Banco Ceiss ha evitado por los pelos la nacionalización, gracias a que será absorbido por Unicaja.
Pero no sólo las entidades con problemas han visto esfumarse muchos correntistas. En el tercer lugar del ránking, de hecho, está CaixaBank, una de las entidades más sólidas del país y de las más activas en los procesos corporativos que han meneado el sector. De 2008 a 2012 ha absorbido la pequeña Caixa Girona y Banca Cívica, a su vez formada por Caja Sol, Caja Navarra, Caja Burgos, Caja General de Canarias y Caja Guadalajara. Ya en 2013 se ha hecho con Banco de Valencia y no se descarta que decida finalmente pujar en firme por NCG. Las fusiones y la eliminación de clientes “duplicados” explican, de hecho, buena parte la caída de cuentas de CaixaBank.
Fuente: http://ow.ly/rqK3a

54321
(0 votes. Average 0 of 5)