La CNMV limita a la banca ligar la venta de productos como las preferentes al bonus

By in ,
50

P. Calvo R. Ugalde 08/01/2014
Bofetón de la CNMV a la banca. El supervisor del mercado acaba de anunciar que va a poner coto a la clásica práctica de ligar la remuneración de los empleados del sector financiero al logro de unos determinados objetivos de venta que, en demasiadas ocasiones, terminan yendo en contra del interés del cliente al que se le vende dicho producto.
De hecho, éste fue uno de los pecados capitales del escándalo de las preferentes, cuya comercialización se incentivó desde las propias entidades, que ligaron todo o parte de la retribución de sus trabajadores a la comercialización de este polémico producto.
Esta decisión se enmarca dentro de la transposición de las «Directrices sobre Políticas y Prácticas de remuneración (MiFID)», que se aplicarán a partir del próximo 1 de febrero. y en las que se prestará especial atención a los posibles conflictos de interés que muchas veces surgen por cómo están diseñados los esquemas de remuneración y los objetivos comerciales.
Para evitar este riesgo, Europa considera que lo mejor es ir a la raíz del problema, es decir, al diseño de esas políticas y, cuando realmente pueden despertar una codicia que vaya contra los intereses del clientes y en beneficio sólo del vendedor (léase, la entidad bancaria), cambiarlas.
En consecuencia, «la CNMV destaca a las entidades que deberán revisar, y en su caso modificar, los sistemas de remuneración y los controles y procedimientos establecidos, de forma que los conflictos de interés sean gestionados evitando generar incentivos que puedan incitar a quienes los perciben a favorecer sus propios intereses en posible detrimento del interés de los clientes», señala la CNMV en un comunicado.
Prácticas prohibidas
Además de obligar a la alta dirección a aprobar las políticas y prácticas de remuneración tras recibir asesoramiento del órgano de verificación del cumplimiento normativo, la CNMV dictamina que se debe formular tales políticas por escrito de forma clara y transparente, además de comunicársela a los afectados y de quedar registradas para que sean fácilmente accesibles.
Suma y sigue, porque antes de lanzarse al mercado un nuevo producto, se deberá analizar que la práctica retributiva asociada a la venta concreta de esa campaña se adapta a las políticas diseñadas por la entidad, examen del que, además, deberá quedar constancia por escrito.
Respecto a las actuaciones que deberán modificar los bancos, destaca el hecho de tener que incluir criterios cualitativos ligados al salario cuando «la remuneración total o parcial sea variable y se establezca en función del volumen de ventas». Entre estos criterios, la CNMV incluye la correcta a apliación de los procedimientos de evaluación de la idoneidad y la adecuada información al inversor, tanto escrita como verbal.
Estos dos aspectos han sido más que puestos en entredicho en la comercialización de las preferentes, donde se han dado casos de la venta de este producto a ahorradores con alguna deficiencia, menores de edad o ancianos sin ninguna formación financiera.
Además, «la entidad debe comprobar que el margen de las oficinas o cualquier otro elemento utilizado para determinar la retribución variable del personal de la red comercial no esté vinculado de forma directa con la venta de un producto específico o de una categoría de productos muy limitada», advierte el supervisor.
Fuente: http://ow.ly/sqwjo

54321
(0 votes. Average 0 of 5)