Kutxabank pliega velas ante el BdE: dotará el fondo de reserva para evitar salir a bolsa

By in ,
40

kutxabank-elconfidencialEduardo Segovia 01/01/2015
El cambio en la cúpula de Kutxabank ha relajado la tensión con el Banco de España a cuenta de la obligación de las tres cajas vascas de vender el 51% del capital, en contra de lo pactado entre el PNV y el PP. El nuevo presidente, Gregorio Villalabeitia, está dispuesto a dotar el fondo de reserva al que le obliga la Ley de Cajas antes que salir a bolsa, que era la opción que defendía su antecesor, Mario Fernández. Kutxabank estima que este fondo le supondría como mucho 700 millones, según fuentes cercanas a la entidad. Una cantidad perfectamente asumible para la entidad más solvente de España según los test de estrés, con 6,3 puntos de exceso de capital.
La citada ley establece, por imposición del Memorándum de Entendimiento (MoU) firmado con la troika, que las cajas deben perder la mayoría del capital de los bancos a través de los que ejercen su actividad para limitar el control de los políticos que llevó a la quiebra a un buen número de estas entidades e hizo necesario el rescate de España. En caso contrario, impone una penalización a las cajas: la dotación de un fondo de reserva, adicional al capital, para asumir pérdidas inesperadas, cuya cuantía será determinada por el Banco de España en función de las características de cada entidad.
Esta obligación es la que va a hacer que Ibercaja y Unicaja saquen sus respectivos bancos a bolsa en 2015 ó 2016 (también pretende hacerlo BMN, pero en ese caso se trata de vender el 75% en manos del FROB); y CaixaBank ya ha colocado un porcentaje para cumplirla. En princpio, Kutxabank debería hacer lo mismo, pero el PNV ha ideado una fórmula para evitarlo, que fuentes nacionalistas aseguran que también se pactó hace un año con el Ejecutivo.
Consiste en considerar que la participación de cada caja en Kutxabank es independiente de las de las otras dos, con lo que no se sumarían a efectos de determinar el porcentaje de control. En la actualidad, BBK (Vizcaya) posee el 57% del accionariado, Kutxa (Guipúzcoa) el 32% y Caja Vital (Álava), el 11%. Aplicando esta norma, la única que se pasaría es BBK, pero sólo tendría que vemder el 6%… y podrían comprárselo las otras dos, puesto que están muy lejos del tope. Es decir, no sería necesario salir a bolsa ni dar entrada a inversores privados.
El BdE anula la ‘excepción vasca’
Sin embargo, el Banco de España echó por tierra esta pretensión en unproyecto de Circular publicado el mes pasado. De hecho, su prolija redacción parece hecha ad hoc para el caso de Kutxabank (ninguna otra entidad se encuentra en disposición de utilizar esta fórmula). Así, se refiere a las «fundaciones que actúen concertadamente», de las que dice que «salvo prueba en contrario, se presumirá la existencia de actuación concertada de las distintas fundaciones que mantengan participación en una misma entidad de crédito, en los casos en que aquellas provengan de la transformación de cajas de ahorros que hubieran suscrito en el pasado un acuerdo para la realización conjunta de su actividad financiera a través de la propia entidad de crédito participada o de otra que hubiera resultado absorbida por ella». Es decir, si hay acción concertada, todas las participaciones computan como una.
Esto provocó un enfrentamiento del anterior supervisor bancario (ahora es el BCE) con el PNV. Mario Fernández era partidario de salir a bolsa y captar inversores privados. De hecho, llegó a decir que, al no poder captar capital en bolsa, su banco compite en un mercado global con un «coche de pedales frente a Ferraris». Sin embargo, esta pretensión es un anatema para el PNV, que quiere mantener a toda costa la vinculación de Kutxabank con Euskadi, y más aún para Bildu, que controla la Kutxa guipuzcoana. Y junto a otros enfrentamientos, ha acabado costando el puesto al ya expresidente de la entidad.
Capital de sobra para dotar el fondo de reserva
Su sustituto, en cambio, es más ‘sensible’ a las intenciones nacionalistas, por lo que ha descartado esta venta de capital. Va a intentar negociar con el BdE para mantener la fórmula de las participaciones independientes. Pero si, como todo indica, la Circular mantiene su redacción actual y la anula, está dispuesto a dotar el fondo de reserva. Según las fuentes consultadas, el importe sería de 700 millones como máximo; y si consiguen que sólo tenga que dotarlo BBK -la que se pasa del 51%-, se reduciría a menos de 250 millones.
Hay que recordar que Kutxabank registró en los test de estrés un capital de la máxima calidad (CET1) de 4.365,83 millones, lo que supone el 12,12% de los activos ponderados por riesgo (APR), la ratio de capital más alta de las grandes entidades españolas. Esa cantidad supone un exceso de 6,3 puntos sobre los mínimos exigidos en el ejercicio, lo que se traduce en que le sobran casi 2.300 millones. Por tanto, puede hacer frente sin problemas a ese fondo.
De esta manera, se solucionaría el enfrentamiento con el BdE (y el posible recelo del BCE, que quiere eliminar todo tipo de excepciones a las reglas generales y fórmulas específicas) sin que haya que sacar el banco a bolsa ni dar entrada a inversores, como desea el PNV. Y este partido podrá centrarse en otras batallas en un año electoral decisivo como el 2015 que comienza.
Fuente: http://ht.ly/H3akq

54321
(0 votes. Average 0 of 5)