España tira de la economía europea

By in ,
30

La deuda pública supera por primera vez el billón de euros y llega al equivalente del 98,4% del PIB n El PIB español crece el 0,6% en el segundo trimestre, mientras que Alemania, Francia e Italia pinchan
M. Martínez / Agencias | A Coruña / Madrid 15.08.2014
España tira de la economía europea. En el segundo trimestre del año fue el país que más creció. Mientras, el conjunto de la economía de la zona euro se estancaba, afectada por el deterioro de Alemania, la paralización de Francia y la vuelta a la recesión de Italia. Esta es la cara de la moneda para España, porque la cruz es que la deuda pública superó por primera vez el billón de euros, hasta situarse en 1.007.319 millones en junio, una cantidad que equivale aproximadamente al 98,4% del PIB. El Gobierno ha previsto que finalice el año en el 99,5%. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ya advirtió de que para mantener el ritmo serán necesarias más reformas.
El despegue de la economía europea va a ser más lento de lo previsto. La zona euro registró un crecimiento nulo entre abril y junio de este año, frente al 0,2% que había avanzado en el primer trimestre del año, según los datos publicados ayer por la oficina europea de estadística, Eurostat. Este estancamiento en el conjunto de los países de la eurozona influyó en el resultado del conjunto de los miembros de la UE, que avanzaron un exiguo 0,2%, cuando entre enero y marzo habían logrado crecer el 0,3%.
Eurostat confirmó ayer que Alemania, motor de la economía europea, se contrajo un 0,2%, mientras que Francia se estancó con un 0,0% en su resultado trimestral. A esto hay que sumar la recaída en recesión de Italia, que volvió a los números rojos con un -0,2%. Todo ello aliñado por las tensiones geopolíticas, con el cierre de fronteras decretado por Moscú para productos agroalimentarios europeos y la baja inflación, que hacen prever dificultades y que han provocado que expertos de distintos países vuelvan la vista hacia el Banco Central Europeo (BCE) para que adopte medidas extraordinarias.
En este panorama global, España coge brío y saca pecho, con un crecimiento del 0,6%, aunque su deuda pública sigue subiendo y ya se ha triplicado desde que comenzó la crisis, pasando de suponer el equivalente al 36,3% del PIB en 2007 a casi el 100% actual. La Administración central concentra la mayor parte, mientras que alrededor de una quinta parte corresponde a las autonomías y un 4% a los ayuntamientos.
Junto con España, entre los países de la zona euro destacó también el crecimiento de Portugal, con un 0,6%, y el de los países del Este, como Polonia, Lituania, Letonia y Estonia. Grecia e Irlanda -rescatados- no presentaron resultados, y Chipre fue el farolillo rojo, con un descenso del 0,3%. Fuera de la eurozona despuntó el Reino Unido, con un avance del 0,8%.
La Comisión Europea recalcó que los cimientos para la recuperación económica de la eurozona «siguen intactos», pese a que «acontecimientos externos pueden incrementar la incertidumbre», como el impacto de las sanciones económicas impuestas a Rusia en la industria y otros sectores productivos.
Para mantener la confianza y el crecimiento, los países miembros tienen que mantener el curso de las reformas, como han hecho España y Portugal con sus «audaces» medidas que les han permitido crecer de nuevo, asegura la UE. «Las cifras presentan una fotografía mixta que tiene que ser valorada en el contexto de las condiciones económicas a medio plazo», señaló el portavoz Michael Jennings.
Las Bolsas europeas sufrieron los nervios que inicialmente provocaron los resultados de Eurostat, aunque se fueron tranquilizando a lo largo de la jornada y acabaron con cierres mixtos. Las más afectadas fueron las de los países periféricos, ante el temor de que, pese a los buenos resultados de España y Portugal, el frenazo de las grandes economías europeas pueda contagiarlas. Por contra, Alemania y Francia se recuperaron tras las declaraciones del Gobierno germano anunciando que el retroceso del segundo trimestre se limitaba a esos meses y que su economía volverá a crecer. También ayudaron las declaraciones en tono conciliador del presidente ruso Vladímir Putin en Crimea, y su anuncio de modificación de la lista de productos a los que se prohibirá la entrada en su país.
La Bolsa española, por su parte, bajó un 0,09% y perdió los 10.300 puntos, arrastrada fundamentalmente por la caída de las entidades financieras. La prima de riesgo bajó de 154 a 147 puntos básicos, lo que se explica por la confianza de los inversores en que, tras los resultados conocidos ayer, el BCE adopte medidas de estímulo el próximo otoño.
Precisamente, la deuda neta de las entidades españolas con el regulador bancario europeo cayó un 7,2% en el mes de julio respecto a junio, hasta los 160.694 millones de euros, con lo que se situó en su nivel más bajo desde febrero de 2012, según los datos provisionales hechos públicos por el Banco de España. La deuda de la banca española con el organismo que preside Mario Draghi se redujo en 87.599 millones de euros en un año, un 35,3% desde julio del pasado ejercicio.
Fuente: http://owl.li/AILjg

54321
(0 votes. Average 0 of 5)