'En la calle queda que somos sinvergüenzas y chupópteros'

By in
48

Una grabación de audio revela la bronca interna de la federación andaluza
M.M. BECERROSevilla Actualizado: 01/12/2013 04:27 horas
En pleno bombardeo informativo por las irregularidades contables de UGT-Andalucía, sitiado en el búnker del sindicato regional y rodeado de sus colaboradores directos, el líder ugetista andaluz Francisco Fernández Sevilla se negaba a reconocer su derrota y se hacía fuerte desde la mentira, incapaz de pensar que un mes más tarde estaría ya dimitido por protagonizar una de las páginas más negras de la historia de la corrupción nacional.
EL MUNDO ha tenido acceso a la grabación de la asamblea de delegados de UGT celebrada en Sevilla el pasado 30 de octubre a puerta cerrada y vigilada de cerca por 16 personas designadas por cada una de las federaciones del sindicato para evitar que se colara ningún intruso.
«Tened cuidado con el de al lado por si acaso no es de la UGT. Algunos han salido porque no lo eran», avisó Fernández Sevilla a los cerca de 200 delegados que se congregaron en la sede regional del sindicato en una reunión que comenzó a las 20.00 horas y terminó alrededor de las 23.00 horas.
La grabación revela la bronca interna de UGT-Andalucía, con reproches al entonces líder andaluz porque «en la calle queda que somos unos sinvergüenzas chupópteros» por el escándalo de las facturas falsas y el desvío de fondos públicos protagonizado por el sindicato, como le lanzó Carmen García Jurado, ex secretaria de Acción Sindical de UGT-A y delegada del sindicato.
‘Hay cosas que nos sonrojan a todos’
Durante la asamblea, esta delegada crítica sale al paso de los intentos de la Ejecutiva de tapar el escándalo. «Todo no es justificable» porque «hay cosas que no son errores y nos sonrojan a todos», le reprocha al líder de UGT-A, que intenta limitar el escándalo a «dos facturas de 25.000 euros muy mal imputadas».
En su intervención, Fernández Sevilla se enroca, como él mismo afirma, y en vez de explicar las múltiples irregularidades de las que viene informando este diario, como las cenas con barra libre en la Feria de Abril de Sevilla que el sindicato endosó a la Junta de Andalucía o los botes de facturas falsas e infladas que acumuló con sus proveedores de confianza, el entonces secretario general de UGT-A insiste en que todo se ha hecho de forma correcta, salvo «dos errores puntuales».
Frente al aluvión de pruebas, facturas e irregularidades publicadas por este diario, Fernández Sevilla insiste en que todo el caso del presunto desvío de fondos públicos se limita a la factura de la Feria de Abril y a otra de un acto sindical celebrado en Sevilla que UGT endosó a un programa de defensa legal de la mujer, con el que nada tenía que ver.
Lejos de hacer autocrítica, Fernández Sevilla insiste en que si estas facturas, incluso la de la Feria de Abril, se hubieran cargado a otros programas subvencionados por la Junta de Andalucía como el de «actividad sindical», en vez de la «negociación colectiva», no habría problema alguno.
«En una gestión tan amplia, errores haylos», afirma Fernández Sevilla, que insiste en que «no habría ningún problema» si la factura de la cena en la Feria de Abril se hubiera cargado al programa de actividad sindical en vez de a la negociación colectiva.
Reclama autocrítica
Varios delegados estallan y le afean esta actitud. «No podemos justificar lo que no lo es ni desde la ética ni desde la estética», le lanza a Fernández Sevilla un delegado de UGT que es profesor de la Universidad Pablo de Olavide, quien pide «autocrítica» por el fraude de las facturas falsas, un episodio que es «impresentable, inaceptable e indecente», afirma, mientras es interrumpido por los aplausos de los 200 delegados.
También Carmen García Jurado, ex secretaria de Acción Sindical de UGT-A, critica la actitud de la dirección del sindicato. «Hay cosas que no son errores y que nos sonrojan a todos. Lo de las facturas de la Feria, ni en negociación colectiva ni en actividad sindical. Hay gastos del sindicato que debe proveer con sus medios. Todo no es justificable» ante la Administración, responde a Fernández Sevilla.
Esta delegada de UGT sostiene que «aquí no se ha lucrado nadie, pero lo que queda en la calle es que somos una organización de sinvergüenzas, corruptos y chupópteros, que no estamos dando una respuesta concreta» al escándalo de las facturas falsas.
Para García Jurado, «no puede ser» que el sindicato devuelva los 25.000 euros de las facturas de la Feria y del acto sindical cargado al programa de defensa legal de la mujer y «nos enteremos porque lo dice la presidenta» de la Junta, Susana Díaz, en el Parlamento. «Esto lo tenía que haber dicho la Comisión Ejecutiva», apostilló.
Ante la crisis que atraviesa la federación andaluza de UGT, esta delegada propone «dos salidas, o enrocarnos, que es lo que estamos haciendo y a los demás les parecemos más corruptos y ladrones, o coger el toro por los cuernos y que salga el sol por Antequera».
Frente al aluvión de críticas que recibió de los delegados, algunos pidiéndole abiertamente que dimitiera, Fernández Sevilla les responde: «¿Qué queréis, nos hacemos el haraquiri por dos facturas que hicimos mal? O defendemos el sindicato, aunque sea enrocándonos, o le entregamos la organización a esos de la derecha, que quieren cargarse al sindicato», afirmó.
«Si yo pudiera, le daba dos guantazos» al responsable de las facturas que, según el ya ex secretario general de UGT-A, se hicieron mal.
Insiste en que todo se ha hecho bien, pero «eso no vende», sólo «interesan las mordidas, los botes, las facturas, la comidilla permanente».
Sevilla subraya que «ni zorra idea de cómo se lleva la gestión de la contabilidad». Pero «hemos preguntado al anterior tesorero y nos dice que las cosas están bien».
Fuente: http://ow.ly/rlJvY

54321
(0 votes. Average 0 of 5)