El PP dejará a los presidentes de las cajas seguir en sus bancos tras el fin del rescate

By in , ,
48

J. A. Navas E. Segovia 31/10/2013 (06:00)
El PP ha alcanzado un acuerdo tácito con CiU para introducir en el Senado una enmienda de la formación catalana a la ley de cajas por la que se permitirá a los presidentes de estas entidades seguir presidiendo sus bancos filiales, en contra de los criterios de la troika, según fuentes conocedoras de este pacto. La teoría detrás de esta jugada es que este trámite parlamentario se producirá después del 15 de noviembre, día en que se espera que el Ecofin declare formalmente el fin de la asistencia financiera a España, por lo que las autoridades comunitarias ya no podrán oponerse a esta medida. No obstante, algunas fuentes creen que no va a ser tan fácil sortear a la troika pese al fin del rescate, máxime después de que esta haya impuesto su postura en el otro punto crítico de la norma: la necesidad de que las cajas vendan más del 50% de sus bancos para no tener que dotar un fondo de reserva.
Según las fuentes consultadas, la enmienda que está prevista introducir no es la anunciada por el PNV, que para sortear la oposición de la troika planteaba que los presidentes de las fundaciones en que se convertirán las cajas no podrán tener consideración de ejecutivos ni ocupar ningún cargo directivo en el banco. Dado que la troika (Comisión Europea, BCE y FMI) ya no monitorizará el sector financiero español, se tramitará otra enmienda de CiU en la que no se imponen esas limitaciones. La compatibilidad tan sólo tendrá una limitación temporal, pero será muy amplia: seis años, según informó el periódico La Vanguardia.
La reticencia de la troika proviene de los escándalos por el control político de las cajas que han terminado con la catástrofe que ha hecho necesario el rescate del sistema financiero. Para impedir que se repita en el futuro, el punto 23 del MoU (Memorándum de Entendimiento) con las autoridades comunitarias establece que «las autoridades propondrán medidas para reforzar las normas de idoneidad de los órganos de gobierno de las cajas de ahorros y para adoptar requisitos de incompatibilidad para los órganos de gobierno de las antiguas cajas de ahorros y los bancos comerciales bajo su control».
Esta redacción se plasmaba en el proyecto de ley original cuando prohibía esta compatibilidad de la presidencia de la nueva fundación bancaria con la del banco a través del que ejerce su negocio, aunque concedía a los presidentes actuales un período transitorio de un año. Sin embargo, los patronos de las cajas que no han recibido ayudas -Isidro Fainé (La Caixa), Amado Franco (Ibercaja), Braulio Medel (Unicaja) y Mario Fernández (Kutxa)- se rebelaron al entender que ellos no deben pagar por los pecados de las que lo han hecho mal. Su argumento no minó la resistencia de la troika, así que buscaron una fórmula que pudiera ser aceptable: no tener consideración de ejecutivo en el banco, sino de dominical como representante del accionista, es decir, la fundación.
Sin embargo, este plan recibió un varapalo en el informe de la Comisión Europea y el BCE referido a la visita de los ‘hombres de negro’ a España en septiembre. En él se decía explícitamente que «es necesario que los esfuerzos para adoptar las medidas acordadas y su implementación continúen como estaba previsto, en particular en el área de la reforma del gobierno corporativo de las cajas de ahorros». Todo un torpedo en la línea de flotación del proyecto abanderado por Fainé.
Dilatar el trámite en el Senado
En este tira y afloja, el Gobierno decidió centrarse en la cuestión del fondo de reserva, más relevante para el sector que los personalismos en la presidencia, y aplazar la cuestión de la compatibilidad para el trámite en el Senado. Y ahora de lo que se trata es de dilatar este trámite para que se produzca después del día 15, y de esta forma ni siquiera habrá que convencer a la troika, según la tesis que maneja el PP.
El argumento del Ejecutivo es que España ha cumplido todas las exigencias del MoU y que ya no necesita asistencia financiera, por lo que la troika debe levantar la mano y permitir que nuestro país haga las cosas a su manera. Ahora bien, no está claro que la troika vaya a aceptar esta maniobra, según las fuentes citadas, puesto que la Ley de Cajas ha sido uno de los puntos en los que ha puesto más empeño.
Contrapartidas a cambio de la venta de los bancos
En la Comisión de Economía del Congreso celebrada ayer, se aprobó la enmienda del PNV por la que las cajas deberán elegir entre vender el 51% de su banco o dotar el famoso fondo de reserva, que no se incluirá como capital del banco, tal como adelantó El Confidencial el 24 de octubre. De esta forma, se impone la tesis de la troika, pero a cambio nuestro Gobierno ha conseguido que tengan un período transitorio de cinco años para proceder a la desinversión y que esta se haga mediante un plan confidencial, con lo que evita que tengan que «malvender», como temían los ‘cajeros’. Asimismo, esta venta no tendrá penalización fiscal.
Los buenos oficios del PNV en esta tramitación tendrán premio. La citada Comisión también aprobó que las fundaciones sean supervisadas por las comunidades autónomas cuando la entidad tenga su actividad concentrada en una comunidad. Esto implica que la Kutxa será supervisada por Ajuria Enea, que Ibercaja estará vigilada por la Diputación General de Aragón y que Unicaja será responsabilidad de la Junta de Andalucía (situación que puede cambiar con la compra de Ceiss). La Caixa sí tiene condición de entidad nacional, por lo que será responsabilidad del Gobierno central.
Fuente: http://ht.ly/qlUcr

54321
(0 votes. Average 0 of 5)