El «holding» inmobiliario de UGT y Comisiones Obreras en Andalucía

By in ,
44

sede-ugt-andalucia-millan-herce-abcLos sindicatos multiplicaron sus sedes al calor de los fondos de formación y atesoran un patrimonio valorado en de 20 millones
ANTONIO R. VEGA 25/05/2015
Han perdido afiliados, han presentado sucesivos ERE para aligerar sus plantillas y cada vez tienen menos representación entre los funcionarios de la Junta de Andalucía. Pero el patrimonio de los sindicatos mayoritarios parece estar blindado a las estrecheces económicas. Las federaciones andaluzas de CC.OO. y UGT en la negociación colectiva atesoran entre ambos cerca de un centenar de inmuebles valorados en unos 20 millones de euros.
Su patrimonio se multiplicó en los años de bonanza al calor de la riada de subvenciones dirigidas a la Formación Profesional Ocupacional, cofinanciadas con fondos europeos, y a rebufo de los pactos de concertación social suscritos entre la Junta, UGT, CC.OO. y la patronal, representada por la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), para combatir el desempleo. El séptimo acuerdo, firmado en noviembre de 2009, movilizó 19.825 millones de euros para garantizar la paz social y reactivar la economía.
Los resultados de estos acuerdos son discutibles no sólo por la desmesurada tasa de desempleo que tiene Andalucía (33,6%), diez puntos superior a la media nacional, sino por las investigaciones judiciales que cuestionan el uso de estos fondos públicos. El juzgado de instrucción 9 de Sevilla examina una supuesta trama de facturas falsas vinculada a UGT para apropiarse de fondos de formación, mientras que la juez Mercedes Alaya ha puesto bajo su lupa la financiación de CC.OO. a través de los cursos y el cobro de comisiones ilegales por su mediación en pólizas de prejubilación con cargo a la partida de los ERE, macrocausa en la que están imputados exdirigentes de ambas centrales.
Comisiones Obreras, la central ligada al PCE, conserva 41 inmuebles en las ocho provincias andaluzas, cuyo valor catastral total alcanza los 6,61 millones de euros, según se despren del informe de la Oficina del Catastro aportado por la Guardia Civil al proceso judicial de la formación. Entre los 16.882 metros cuadrados que poseen repartidos por toda la Comunidad conviven oficinas, edificios singulares en los centros de las ciudades, locales comerciales, espacios sanitarios, almacenes, pisos, garajes y suelos urbanizables en Fuentes de Andalucía.
Aprovechando el «boom» del ladrillo, CC.OO. promovió viviendas protegidas, a un coste más barato y de corte social, a través de su cooperativa Vitra. Entre los inmuebles registrados a su nombre, hay tres con un valor cercano al millón de euros dedicados al negocio de los cursos a parados y trabajadores. En Huelva capital, las oficinas de Forem en la urbanización de Santa María del Pilar están valoradas en 952.856 euros. En Córdoba cuenta con otro centro formativo con 3.037 metros cuadrados construidos y un valor catastral de 934.597 euros. En noviembre de 2012 inauguró un moderno complejo tasado en 919.064 euros en la calle Periodista Juan Osorio Bueno de Granada, equipado con 16 aulas, áreas dedicadas a la orientación laboral y al asesoramiento para el autoempleo, biblioteca, salón de actos, zonas para administración y tutorías.
UGT, el sindicato hermano del PSOE, amasa un patrimonio aún más voluminoso. Según un estudio elaborado por la economista Ana M. Cirera y aportado al proceso judicial contra el despido de 159 empleados de la central, el sindicato llegó a «disponer en 2011 de un patrimonio en construcciones inmobiliarias en propiedad de 19,57 millones». Con posterioridad, traspasó un edificio de tres plantas en la céntrica calle Antonio Salado en Sevilla a la UGT confederal, con lo que la valoración de sus posesiones en la actualidad rondaría los 14 millones.
UGT presume de patrimonio
El libro «Quince años de Trabajo Sindical 1998-2013), que fue editado por la Fudepa, una fundación perteneciente al sindicato, revela que el patrimonio propio de UGT casi se ha multiplicado por nueve entre 1998 y 2012. En este período pasó de los 2.526 metros cuadrados a 21.210. El sindicato presume de la fortaleza de su capital inmobiliario. «Para hacernos una idea del volumen incorporado, UGT Andalucía ostenta, como propietaria en la actualidad, casi la mitad de lo que ocupa a título de cesionario de Patrimonio Sindical Acumulado (PSA) en toda nuestra comunidad autónoma. Los metros cedidos del PSA, a pesar de que pudieran considerarse estancados (los bienes del extinto sindicato vertical eran los que eran), se han incrementado, fundamentalmente fruto de permutas que han mejorado sustancialmente la calidad de las instalaciones», señala el citado estudio.
Las transacciones inmobiliarias crecieron entre 2009 y 2013 «para cubrir necesidades de formación en nuevas áreas», reconoce el sindicato. La central ugetista acometió importantes obras de infraestructuras en centros de formación en Málaga (ubicado en la calle Mare Baja en un solar de 2.779 metros cuadrados que se edificó en dos fases). En 2011 inauguró en Huelva el referido centro Félix Lunar, en una parcela cedida por el Ayuntamiento. Sus aulas y talleres, con 1.193 metros cuadrados, se destinaron a sectores emergentes como las energías renovables o la innovación tecnológica. En 2008, el sindicato impulsó los centros de formación de Los Morales y Fuentes de Andalucía (Sevilla), Algeciras (Cádiz), Granada y Alcalá La Real (Jaén).
Finca de caza
La Junta de Andalucía cedió en 2004 a UGT Andalucía el uso de «La Torerera», una finca de 286 hectáreas situada en Calañas (Huelva), en las estribaciones de Sierra Morena. Adquirida por la Administración autonómica a Unión de Explosivos Río Tinto, fue traspasada a la central ugetista mediante un convenio encuadrado en los acuerdos de concertación social. A lo largo de los noventa y comienzos del siglo XXI, la Junta intentó sin éxito habilitar un camping en la zona. El proyecto fue inaugurado en 1998, pero nunca llegó a funcionar pese a gastarse 900.000 euros en instalaciones. UGT Andalucía, que gestionaba las Residencias de Tiempo Libre autonómicas, convenció a la Administración para hacerse cargo del proyecto turístico. Sin embargo, disuadido por los elevados costes que acarreaba, el sindicato tiró la toalla y en 2009 suscribió otro convenio con Egmasa para que la empresa autonómica le diera alguna utilidad. Desde entonces, la finca sólo se ha utilizado como coto de caza.
Fuente: http://ht.ly/NHfFk

54321
(0 votes. Average 0 of 5)