El banquero que cobra a la vez una pensión del Estado

By in , ,
42

Si no se jubilaba ya, se jugaba no cobrar su fondo de pensiones en Unicaja
El PP reniega, pero le necesita para salvar CEISS y pactar la Ley de Cajas con el PSOE
CARLOS SEGOVIAMadrid Actualizado: 10/11/2013 03:25 horas
Vaya por delante que el caso es legal, pero el Banco de España lo estudia con asombro. Todo arranca el pasado julio, cuando uno de los principales banqueros del país se registró en la Seguridad Social como pensionista. Braulio Medel, presidente ejecutivo de Unicaja, es uno de los 7.000 trabajadores que se han acogido ya al decreto del pasado abril con el que la ministra de Trabajo, Fátima Báñez, intenta estimular la llamada jubilación activa. Los que tienen más de 65 años pueden seguir trabajando a cambio de ir cobrando la mitad de su pensión. Siguen cotizando, pero cuatro veces menos que los demás.
El decreto prohibe que se acojan los altos cargos del sector público aunque sean veteranos como Margallo, pero no hay límites ni de ingresos ni de actividad para los que trabajan en el sector privado. «No imaginábamos que la iba a utilizar el presidente de un banco», critican en el Gobierno. El caso de Medel sienta un precedente sorprendente. ¿Puede un presidente ejecutivo de una entidad que va a manejar cerca de 70.000 millones de activos estar en situación de jubilación activa? ¿Por qué ha hecho esto Medel, que es uno de los presidentes de caja con reputación más currante y habilidosa del sector? Unicaja se ha mantenido en beneficios y sin necesidad de rescate como la mayoría de las cajas de ahorros y Medel ha acreditado que le gusta su cargo y, de hecho, supera los 25 años como presidente de caja de ahorros.
¿Entonces? Tras toda una vida en Unicaja tiene derecho, como el resto del equipo directivo, a activar sus fondos de pensiones valorados en -según dicen, aunque la caja no lo publica- 3,5 millones de euros. Solo lo puede cobrar el que sea oficialmente jubilado. Medel, de 66 años, no tenía prisa, pero un hecho ha podido precipitar que diera el paso y aprovechara el decreto de Báñez.
Él sabía desde hace meses que Unicaja tiene que formalizar ya la compra de CEISS, las maltrechas cajas castellano leonesas. Eso implica un nuevo grupo con ayudas públicas. Tal y como las gasta Luis de Guindos, si Medel no activaba su fondo de pensiones antes de mezclarse con el Estado, podía tener problemas para cobrar lo que siente que se ha ganado, así que o se jubilaba ya de algún modo o después, con el ministro encima, podía ser tarde.
El decreto de Báñez era perfecto. Se jubilaba técnicamente, pero seguía de presidente ejecutivo, así que dicho y hecho. Medel informó al Banco de España ya el pasado julio de que era ya un presidente en jubilación activa y que disponía de dictámenes que avalaban la legalidad de lo realizado. El órgano supervisor estudia aún si debe permitir que un presidente ejecutivo de banco sea jubilado activo. Una opción sería que dejara de ser formalmente ejecutivo. Hay precedentes como el presidente de la Caixa, Isidro Fainé, que se jubiló como director general y cobró su fondo antes de ser presidente no ejecutivo.
En ese caso, Medel perdería su jubilación activa y la pensión pública al no seguir trabajando en el mismo puesto, pero tendría ya su fondo y seguiría mandando en la práctica como Fainé. Para el Banco de España la prioridad parece no desestabilizar Unicaja cuando debe salvar CEISS. También coincide con que el PP está a punto de pactar con el PSOE -que protege a Medel hasta ahora- la Ley de Cajas a su paso por el Senado.
Mientras tanto, el banquero ha pedido a Unicaja que descuenten de su salario -600.000 euros anuales- la pensión mensual que cobra del Estado -1.225 euros- e informó de todo ello al consejo de Unicaja. Lo hizo dos meses después, en septiembre, con respaldo de los consejeros.
La fuerte jugada coincide con que el Gobierno y el PP le tienen ganas, como ya comentamos el pasado día 13. Montoro y Arenas sitúan a Medel en la vieja guardia del PSOE y De Guindos puso el grito en el cielo en 2012 por su lentitud con CEISS.
«Además de ser un banquero jubilado, que tiene narices, no respetó el procedimiento y lo hizo sin informar siquiera previamente al consejo de administración», critican en el Gobierno. «No hay por donde cogerlo», dicen en el PP. Hay más. Medel ha nombrado al ex presidente de Aena -de confianza de Maleni-, Manuel Azuaga, vicepresidente y consejero delegado de Unicaja con preeminencia en el banco sobre el ex diputado del PP, Manuel Atencia. El líder del PP andaluz, José Antonio Zoido, pidió explicaciones a Medel hace diez días por eso.
Pinta mal para él y su caso es de los que encienden a una opinión pública furiosa contra la banca, pero menospreciarlo es un error. Fue el primero en plantar cara al ex gobernador Mafo negándose a absorber CCM en 2010 y ha ganado mil pulsos. Es un jubilado muy activo.
Fuente: http://ht.ly/qGwkW

54321
(0 votes. Average 0 of 5)