El Banco de España ofrece la CAM a los cinco mayores bancos para intentar salvarla

By in
58

 

Según fuentes de la Comunidad Valenciana, Santander es el mejor colocado porque es el único que estaría dispuesto a hacerse con la CAM sin pedir garantías contra pérdidas de la caja, lo que se conoce como esquema de protección de activos (EPA). Los otros cuatro han puesto como condición sine qua non recibir este esquema para plantearse la operación.

Las fuentes consultadas aseguran que el Banco de España les remitió un documento con un resumen de la situación de la CAM la semana pasada antes de que estallara la crisis que finalmente ha dado al traste con el proyecto de Banco Base. Es decir, que el supervisor ya tenía claro que la operación no iba a salir por el rechazo de Cajastur y empezó a buscar alternativas para salvar a la CAM. Aunque el supervisor ‘vendió’ a cada una las posibles ventajas que tendría para ella la absorción de CAM, «tampoco puso presión para que aceptáramos», señalan las fuentes.

Sin embargo, la respuesta en general ha sido bastante fría. Como explicó ayer El Confidencial, las entidades han solicitado casi unánimemente un EPA para plantearse la compra de CAM. El gobernador Fernández Ordóñez se empecinó en excluir esta figura del Real Decreto-Ley de recapitalización pese a la demanda casi unánime de los principales banqueros del país (con la excepción de Emilio Botín). Eso implica que, para ofrecer un EPA, el Banco de España tendría que intervenir la CAM y luego sacarla a subasta como hizo el año pasado con la caja cordobesa.

Y esa es una opción que preferiría evitar el supervisor, por la mala imagen que daría en el exterior y porque, aunque la CAM tiene problemas, tampoco se encuentra al borde de la insolvencia como en su día estaban CCM y CajaSur. Otra opción sería mantener a la CAM en solitario con una inyección masiva del FROB, que controlaría su gestión para después venderla en el plazo de cinco años. Esto es lo que solicitó anoche la caja, pero, a efectos prácticos, sólo sirve para alargar la solución del problema mientras la CAM estaría intervenida de facto.

Santander, la gran esperanza blanca

Pero, según algunas de estas fuentes, Santander sí estaría considerando la transacción sin las garantías estatales. Sería la forma de asegurarse el buen fin de la operación puesto que, si también solicita un EPA, tendría que pujar en una subasta donde podría haber competidores con ofertas mejores que la suya. Eso sí, a cambio de no pedir esas garantías, obtendría una valoración muy baja de CAM, muy inferior al valor en libros estimado en 1.960 millones para su integración, ahora frustrada, en Banco Base.

El propio Botín se mostró abiertamente en contra de la figura del EPA en la presentación de los resultados anuales del banco, donde dijo que «el que quiera comprar algo, que lo haga a pulmón». Su consejero delegado, Alfredo Sáenz (condenado por el Supremo y que ha solicitado el indulto al Gobierno), comentó recientemente ante un grupo de periodistas que la CAM era la única caja que podía interesarles porque Santander tiene un déficit de oficinas en la zona de Levante.

De salir adelante esta operación, Botín utilizaría el vehículo de Banesto para llevarla a cabo, e incluso podría dar entrada a fondos internacionales interesados en invertir en cajas, mediante una ampliación de capital de su filial.

Ventajas y riesgos

La decisión no está exenta de riesgos: aparte del consumo de capital que supondría en un banco que no anda sobrado del mismo (8,11% en 2010 según el Banco de España y, al cierre del primer trimestre, alcanza en torno al 8,4%), perjudicaría su imagen internacional al incrementar su exposición a España y sería castigado por los inversores en bolsa. En el otro extremo, aparte de ganar presencia en Levante, Botín resolvería el entuerto que tiene Miguel Ángel Fernández Ordóñez y eso sería muy bien visto desde el Gobierno.

Porque MAFO tiene un verdadero incendio montado, justo ahora que había vendido que la reestructuración del sistema financiero estaba completa y que, con los planes de recapitalización, se acababan de resolver todos los problemas. El estallido de Banco Base puede devolver la desconfianza en nuestro sistema financiero y su supervisor.

Respecto al resto de entidades a las que se ha ofrecido la CAM, algunas de las fuentes señalan que La Caixa ha declinado la invitación porque está centrada en la creación de CaixaBank y Sabadell ha hecho lo propio por el gran tamaño de la alicantina (74.000 millones de activos). BBVA tampoco ha mostrado mucho interés y Popular no se ha pronunciado, pero en el mercado se considera que carece el músculo necesario para una adquisición de este calibre.

54321
(0 votes. Average 0 of 5)