Creación récord de empleo por el turismo y la reforma laboral

By in ,
49

El número de empleados aumenta en 402.400 pese a que el crecimiento todavía es débil.
Francisco Nuñez Madrid 25/07/2014
Desde 2005, cuando comenzaba a repuntar el sector del ladrillo, no había aumentado el empleo intertrimestral en 402.400 personas, a un ritmo de 4.417 al día. Nunca había bajado el paro de golpe en 310.400 personas, 2.500 diarias. Además, los datos de la EPA del segundo trimestre del año confirman que, por primera vez tras seis años de crisis, la economía crea empleo neto en tasa interanual. En concreto se han creado 192.400 empleos.
Todo esto sucede con un aumento trimestral del PIB del 0,5% y del 1,1% anual. Lo que significa que la economía ya no necesita crecer al 2%, como en crisis anteriores, para generar empleo. Basta un exiguo 1%. Tras la recuperación del mercado laboral están la reforma del Gobierno, el tirón del turismo y la estacionalidad.
Según Mariano Rajoy, los datos de la EPA confirman que el mercado de trabajo «ha dado un giro de 180 grados y que ha cambiado el ciclo». Lo que explica el buen comportamiento del empleo es, sobre todo, la última reforma laboral -no tanto de las reformas estructurales de la economía-, que ha flexibilizado y modificado la estructura salarial y contractual. A ello se suma la estacionalidad y la fortaleza del sector turístico en el segundo trimestre (el mejor de cada año para el mercado laboral), con la Semana Santa en abril.
Según el presidente del Gobierno, la reforma «ha configurado un mercado en que se reducen las dificultades para crear empleo» y en el que «despedir es el último recurso». En todo caso, para devolver las cifras del mercado laboral que se encontró cuando llegó a La Moncloa en 2011, aún necesita reducir el paro en 335.600 personas (ahora hay 5.622.900, frente a los 5.287.300 de finales de 2011). Y aumentar el empleo en 800.000 (ahora hay 17.353.000 frente a los 18.153.000 de 2011).
De cualquier forma, es evidente que se está produciendo un cambio de tendencia. El dato más positivo es que el crecimiento está elevando las expectativas de salida de la crisis de las empresas y también de los trabajadores. Así, aunque en el último año bajó en 232.000 personas, por primera vez tras seis trimestres, creció la población activa en 92.000 personas. Ello significa que hay más personas con intención de trabajar porque ya es posible encontrar algún tipo de empleo.
Esto se observa también en la estadística de los inactivos (los que no trabajan o no quieren hacerlo). Por primera vez en la crisis, baja en 22.000 el número de desanimados, los que no buscan empleo porque saben que no lo van a encontrar. Ahora son 431.300 frente al récord en septiembre de 2013 de 504.300.
Por otra parte, aunque Rajoy señaló que esta mejora del empleo «no es coyuntural sino estructural», y que «se está viendo acompañada también por la calidad del empleo», hay algunos datos de la EPA que conviene calibrar. Por ejemplo, ese primer crecimiento del empleo del 1,12% es en realidad bastante inferior en términos de contabilidad nacional. Es decir, la EPA mide todo el empleo creado, mientras que las cuentas del Estado, que se envían a Bruselas, sólo contemplan el empleo a jornada completa. Por eso, el Banco de España estima un crecimiento del empleo en este segundo trimestre del 0,4% confirmando la precarización sobre la que se sustenta la mejora estadística del mercado laboral.
En los datos de la EPA se ve también que de los 402.400 empleos nuevos en este trimestre (9.000 en la administración pública), 175.000 corresponden a trabajadores de los servicios de restauración (camareros y cocineros), personales y vendedores de comercio.
En concreto, en la hostelería aparecen 154.000 nuevos empleos; 15.000 en las actividades sanitarias; 50.000 en la industria manufacturera; 57.000 más en el comercio; 20.000 en las actividades del hogar y, otros 10.000 en las inmobiliarias. Es decir, se trata de actividades ligadas a la estacionalidad. De ahí que el 21% del aumento de la ocupación se haya producido en Baleares y un 20% en Cataluña.
Además, de los nuevos 387.000 asalariados (el resto del empleo corresponde a autónomos), 207.000 son temporales. Y de esta cifra, 96.500 (47%) tienen un contrato inferior a tres meses. En cuanto a los 180.200 indefinidos, 50.000 (28%) son fijos discontinuos ligados a la actividad de la restauración.
A esto, hay que añadir que una cuarta parte de esos nuevos empleos (98.000) son a tiempo parcial temporal o indefinido. Además, por primera vez en la historia, el empleo por horas se aproxima a los tres millones, hay más de 2,8 millones. Ha crecido en 89.200 en este segundo trimestre. Así, uno de cada seis empleos (16,4%) es ya parcial. De ellos, el 63,4% dice que ha aceptado trabajar por horas porque no hay empleo a jornada completa. Lo que significa que hay puestos que se están repartiendo entre varias personas.
En cuanto a los datos intertrimestrales del paro, que la caída en 310.400 sea inferior al número de empleos creados (424.400), significa que la creación de puestos no consigue bajar en la misma proporción el desempleo. La noticia positiva es que disminuye el colectivo de parados que lleva más de un año buscando empleo respecto al trimestre anterior (164.000 menos) y que los jóvenes (por debajo de los 25 años) presentan en segundo trimestre una disminución de su tasa de paro. Se sitúa en el 53,12% frente al 55,49% del trimestre anterior.
Sin embargo, por edades se observa un repunte del paro entre los más jóvenes (16 a 19 años) y, en particular, entre los mayores de 55 años. Por tanto, sigue el ajuste entre este colectivo.
fuente:http://owl.li/zzoMU

54321
(0 votes. Average 0 of 5)