'Comparto con Cándido todo, todo, hablo con él más que con mi mujer'

By in
67

Fernández Sevilla: ‘Cándido Méndez lo comparte todo desde el primer día’
S. MORENOSevilla
M. Mª BECERROSevilla Actualizado: 02/12/2013 02:55 horas
La acertada o equivocada estrategia de la federación andaluza de UGT en el escándalo de las facturas falsas, que ha provocado la dimisión del líder andaluz, estaba plenamente consensuada y era «compartida» con el secretario general del sindicato, Cándido Méndez, «desde el primer día».
Así lo expone a los 200 delegados que se reunieron en Sevilla a puerta cerrada el pasado 30 de octubre, el entonces secretario general de UGT-A, Francisco Fernández Sevilla. «¿La UGT de Andalucía tiene sintonía con la UGT confederal? Sí, ha sido compartido todo, todo, con su secretario general a la cabeza, y desde el primer día» que se publicó la información sobre las facturas falsas, sostiene tajante Fernández Sevilla, como se le escucha decir en el audio grabado con un teléfono móvil, al que ha tenido acceso EL MUNDO, en la asamblea que derivó en bronca.
Tal era la sintonía y la coordinación entre la federación andaluza y la dirección nacional que Fernández Sevilla llegó a decir que hablaba «todos los días» con Cándido Méndez, «más que con mi mujer». Ante las críticas que recibió de numerosos delegados de UGT, que le echaron en cara que tratara de tapar el escándalo, y después de escuchar cómo una ex dirigente de la central le advertía que «en la calle queda que somos sinvergüenzas y chupópteros», como ayer informó este diario, Fernández Sevilla implica a la dirección nacional.
«El trabajo que está desarrollando la Comisión Ejecutiva [andaluza] no es producto de su iniciativa propia, sino que es compartido con el conjunto de la organización», afirma. De hecho, recuerda que tan sólo unos días antes había mantenido una reunión en Madrid con Méndez y otros tres miembros de la Ejecutiva Federal -José Javier Cubillo, Toni Ferrer y Antonio Retamino-. Y «coincidieron con nosotros en que lo que corresponde hoy» es «seguir defendiendo la organización» y no dimitir, expone.
Aunque Fernández Sevilla exhibe esta complicidad con los responsables del sindicato, también admite que «en la última parte» se han producido «diferencias» con Méndez, partidario de «asumir responsabilidades desde Andalucía». «Sí, y yo digo, estupendo, las responsabilidades de Andalucía son las que tú [Méndez] y nosotros hemos analizado», añade.
‘Méndez nos está dejando a los pies de los caballos’
Las presiones de Méndez debieron ir in crescendo para provocar finalmente la dimisión de Fernández Sevilla el pasado viernes, tres días después de que este diario publicara las facturas de los 700 maletines falsificados, presuntamente, en fábricas de Asia que el sindicato regaló a los asistentes al IX Congreso de UGT-A celebrado en Sevilla en 2009 y que terminó pagando la Junta de Andalucía.
Una grabación con el móvil muestra las críticas a Méndez de delegados andaluces
El día de la dimisión, el secretario general de FSP UGT-A, Antonio Tirado, una de las federaciones con más peso en el seno del sindicato andaluz, denunció precisamente las «presiones» de Méndez para que Fernández Sevilla renunciara y se quejó de la «deslealtad» de la organización federal por anunciar «a bombo y platillo» la dimisión antes de que se hiciera efectiva.
Durante la asamblea celebrada a puerta cerrada, María José Bernabé, una delegada de UGT del sector de sanidad en Sevilla, aseguró que Méndez «nos está dejando a los pies de los caballos». «No hay sintonía. Yo no escucho a Cándido Méndez dar la cara por Andalucía ni en los ERE, ni en nada de nada, de nada, de nada».
En la crisis que atraviesa el sindicato, el ya dimitido ve los movimientos internos para desplazarlo. En una «organización de personas, cada una con su corazoncito, sus intereses, rencillas, cosas del pasado, claro que algunos piensan que es el momento para aprovechar una oportunidad, y eso es ser desleal con la organización», afirma.
Tras escuchar todo tipo de reproches de los delegados, Fernández Sevilla asegura que aplaude la crítica, pero dentro de unos límites. «Si la organización tiene que tomar decisiones, por muy traumáticas que sean, deben ser en lo interno. Aplaudo las críticas, pero hay que encauzarlas en vuestras secciones sindicales, en vuestras federaciones respectivas porque ese es nuestro modelo, no el asambleario», añade.
Fuente: http://ow.ly/rmaNX

54321
(0 votes. Average 0 of 5)