By in

Desde el sentido común

Partimos de un supuesto revolucionario, pensamos que los problemas de los empleados no son de izquierdas ni de derechas,sino de sentido común. Vamos aún mas lejos a riesgo de escandalizar…