Bronca sindical entre UGT y CCOO por los despidos de Barclays y CEISS

By in ,
57

Carlos Hernanz10/05/2013 (06:00)
Bronca sindical en el sector financiero. Esta semana, los sindicatos mayoritarios UGT y CCOO han evidenciado su falta de sintonía a la hora de participar en las negociaciones de los planes de ajuste de Barclays, que tiene previsto despedir a 990 empleados, y de CEISS (Caja España-Duero), que hará lo mismo con otros 1.230 trabajadores. Ayer jueves, ambas entidades comunicaron a sus plantillas el resultado de las negociaciones con los representantes de los trabajadores, quedando de manifiesto en ambos casos el enfrentamiento y disparidad de criterios entre las dos fuerzas sindicales.
En el caso de Barclays, el resultado de tal desencuentro motivo la decisión de la compañía de aplicar un plan de ajuste totalmente ajeno al que se estaba negociando. De esta manera, ayer mismo se notificó a los trabajadores que CCOO había remitido a la empresa un escrito en el que señala que ha decidido aceptar el acuerdo propuesto por la empresa a falta de concretar la redacción definitiva, mientras que UGT por su parte había decidido no aceptar la última propuesta de condiciones presentada por el banco, a la vista de lo cual se había procedido a registrar sin acuerdo del periodo de consultas.
A raíz de esta situación de bloqueo, las condiciones serán diametralmente opuestas a las que se contemplaban. En principio, Barclays procederá al despido de 990 empleados, en lugar de los 890 pactados, y al cierre de 161 oficinas sin posibilidad de que haya prejubilaciones, cuando en principio se había contemplado una cifra en torno a las 500, con un pago máximo de 240.000 euros por trabajador. Ante la falta de acuerdo entre las partes, al final las condiciones serán mínimas, muy lejos de cualquier liquidación que pueda satisfacer a las personas que por edad podrían haberse acogido a ese plan.
Como ayer informó la dirección de Recursos Humanos a través de un comunicado, de momento el conjunto de trabajadores de Barclays tendrán un periodo de siete días para adscribirse de manera voluntaria «a la medida de extinción del contrato en los términos establecidos en la presente comunicación», por lo que recibirán una indemnización «de 33 días de salario por año de servicio con el límite de 24 mensualidades». Unas condiciones inferiores a las que se han manejado en el resto del sector. Además, percibirán «adicionalmente una prima de adscripción voluntaria de 15.000 euros».
Pero todavía puede ser peor. Transcurrido el plazo de siete días, la extinción de los contratos de trabajo necesarios hasta completar el número de 990 afectados, según el pliego de condiciones que ha redactado el despacho de abogados laboralista Sagardoy, hará que cada empleado reciba una indemnización máxima de 30 días de salario por año de servicio con el tope máximo de 22 mensualidades. Unas condiciones finales muy inferiores a los dos EREs anteriores que ya ha llevado a cabo Barclays y a las ofrecidas actualmente en otras entidades privadas como Banesto (50 días por año trabajado).
Ayer, la tensión en la sede central de la entidad británica en la capital fue máxima. Los servicios de seguridad internos tuvieron que proteger las dependencias de la sección sindical de UGT ante las reacciones provocadas por su postura. La división interna generada por las condiciones impuestas por Barclays ha dado pie, de manera deliberada o no, a una división de los empleados entre los favorables a las condiciones de la negociación y los que preferían judicializar el proceso, al considerar que todavía está vigente el anterior ERE, más ventajoso, aún vigente hasta el próximo mes de noviembre.
CEISS y Liberbank acaban también sin acuerdo
También ayer jueves, el consejo de administración de Banco CEISS informó del resultado de las negociaciones con los representantes de los trabajadores. Tras el periodo preceptivo, la antigua Caja España-Duero, en proceso de integración con Unicaja, ha resuelto poner en marcha un expediente de regulación que supondrá la salida de 1.230 empleados, frente a los 1.502 inicialmente planteados y el cierre de 250 oficinas, con unas condiciones aceptadas por UGT, pero rechazadas por CCOO. Entre otras medidas, el plan aprobado incluye prejubilaciones (600), bajas incentivadas y reducciones temporales rotatorias (1.200).
En otro de los procesos abiertos, UGT y CCOO sí han sido capaces de ir de la mano. Ayer mismo, Liberbank también informó de que las negociaciones entre entidad y representantes de los trabajadores respecto a las condiciones para el despido de 1.332 empleados habían concluido sin éxito. En este caso, ambos sindicatos han coincidido en señalar como «desproporcionadas, heterogéneas y no proporcionales» las medidas planteadas. La entidad, que había propuesto despidos temporales, reducción de jornada, rebajas salariales y prejubilaciones, podrá ahora aplicar de manera unilateral el ajuste.
Fuente: http://www.elconfidencial.com/economia/2013/05/10/bronca-sindical-entre-ugt-y-ccoo-por-los-despidos-de-barclays-y-ceiss-120592/

54321
(0 votes. Average 0 of 5)