Baile de nombres en Unicaja

By in ,
58

Hay nervios en los despachos ante los cambios que debe afrontar la entidad en sus órganos de poder
05.02.14 – 18:33 – NURIA TRIGUERO | ANTONIO MONTILLA | MÁLAGA
Como si de una corte dieciochesca se tratara, las intrigas palaciegas se han apoderado de la sede de Unicaja. Hay nervios en los despachos de la entidad ante los importantes cambios que van a experimentar en los próximos meses sus órganos de gobierno. En el baile de nombres que se viene produciendo hay movimientos ya confirmados oficialmente, como la incorporación de dos nuevos miembros independientes al consejo del banco; otros que están en el horno y se materializarán en los próximos meses, como la dimisión de Ángel Rodríguez de Gracia (hasta ahora director general adjunto); y otros que se producen en el terreno de los rumores y las filtraciones interesadas.
Este último es el caso de la posible entrada en la entidad del sevillano Marcos Contreras, vinculado al Partido Popular y exvicepresidente de Cajasol, que lleva algún tiempo sonando en círculos políticos y financieros. Ayer el diario ‘Expansión’ daba por hecho que el PP malagueño ha propuesto a este abogado, considerado muy cercano a Javier Arenas, como sustituto de Manuel Atencia en la vicepresidencia de Unicaja. Tanto el propio Atencia como la dirección provincial del partido desmintieron ayer categóricamente este movimiento, mientras los portavoces oficiales de la caja se negaban a hacer comentarios aduciendo no tener «constancia de este asunto».
¿Quién ha filtrado el nombre de Marcos Contreras? La respuesta a esta pregunta depende de a quién se le haga. Lo cierto es que los círculos ligados al PP y a la dirección de Unicaja se acusan mutuamente. Según la versión de esta última, los populares malagueños habrían sacado a relucir dicho nombre como posible incorporación al consejo. En este supuesto la sombra de Javier Arenas, que ya situó a Contreras en Cajasol, no sería desdeñable. La dirección provincial de dicho partido apunta, en cambio, hacia las más altas instancias de la caja, que habrían filtrado este supuesto relevo precisamente con la intención de forzar un cambio. Hay que recordar que en los últimos tiempos el consejo de Unicaja ha vivido momentos de tensión, sobre todo a raíz de que saliera a la luz que Braulio Medel había pasado a la jubilación activa sin comunicarlo en su máximo órgano de gobierno.
Más allá de cuál sea la verdad sobre este último asunto, estos rumores e intrigas dejan patente la inquietud que existe en los núcleos de poder de Unicaja ante los movimientos que se han producido y los que están por venir. Para empezar, el consejo de administración de Unicaja Banco está aún ‘sin terminar’, después de los sucesivos cambios que ha sufrido en los últimos meses. A finales de septiembre del año pasado, el órgano de gobierno de la entidad pasó de tener 14 a ocho miembros tras la renuncia presentada por seis: Javier Arcas, Juan Ramón Casero, José Luis Cid, Ildefonso Dell Olmo, Pedro Fernández y Francisco Herrera. La institución empezaba así a cumplir las directrices del Banco de España: reducir el número de sillones en el consejo, acentuar el perfil profesional de sus miembros y tener al menos cinco consejeros independientes.
Para cumplir con este último punto a Unicaja le faltaba sumar tres independientes más a su consejo (tenía dos: Victorio Valle y Antonio López). Hace unos días se incorporaron Eloy Domínguez-Adame y Petra Mateos-Aparicio. Él es un empresario del ‘ladrillo’ de avanzada edad’, que fue fundador de la gestora de fondos de inversión inmobiliaria Azora y consejero delegado de Dragados. Ella tiene un amplio currículum en el mundo empresarial y financiero –fue presidenta de Hispasat, directora general adjunta del Banco Exterior de España, directora del Servicio de Estudios de la Bolsa de Madrid y consejera de Caja Castilla-La Mancha–, pero a la vez ha estado vinculada al PSOE (fue asesora de Bono y jefa del gabinete de Miguel Boyer). Falta el quinto consejero independiente, que no tardará en anunciarse.
Pero hay más cambios por venir. Por mor de la nueva Ley de Cajas, Unicaja debe transformarse este año en fundación bancaria, convirtiendo su consejo –que no ha sufrido apenas cambios en muchos años, aparte de la dimisión de algunos vocales con cargos políticos incompatibles como Marisa Bustinduy– en patronato. Un órgano que ya no estará supervisado por la Junta, sino por el Ministerio de Economía, y cuyos miembros no podrán ser cargos electos ni cargos ejecutivos en partidos, asociaciones empresariales o sindicatos. Además, la nueva ley limita al 25% la presencia de miembros nombrados por instituciones públicas. En consecuencia, algunos de los consejeros actuales no podrán ser patronos.
Por otra parte, queda la incógnita de a quién designará Medel para dirigir Banco CEISS cuando culmine su absorción, ya que ésta no se integrará en Unicaja, sino que se convertirá en una filial.
Fuente: http://owl.li/tnzAN

54321
(0 votes. Average 0 of 5)