Ana Botín abre la puerta a que el Banco Santander acometa nuevas adquisiciones

By in ,
77

sede-santander-reuters-elconfidencialAna Patricia Botín ha vuelto a abrir la puerta a que el Santander acometa nuevas adquisiciones, si bien ha dejado claro que no las necesita para crecer y que serán operaciones puntuales
EDUARDO SEGOVIA 27.03.2015
En su primera junta general ordinaria de accionistas como presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín ha reiterado este viernes que su nombramiento es el inicio de una nueva etapa, que se ha plasmado en operaciones como la macroampliación de capital de 7.500 millones, la reducción del dividendo, el cambio de consejero delegado o la renovación del consejo. Y esta nueva etapa vuelve a abrir la puerta a la vía tradicional de crecimiento del banco, las adquisiciones, una operativa que su padre paralizó después de las últimas operaciones en Polonia y Alemania. Ahora bien, ha matizado que el banco «no tiene necesidad de comprar». «Esto no excluye que estudiaremos alguna inversión puntual, siempre que añadamos valor a nuestros accionistas», ha añadido.
La primera compra en que está interesado el Santander es la del antiguo Banco Espírito Santo portugués (llamado provisionalmente Novo Banco), donde ha presentado una oferta para participar en la subasta organizada por el Gobierno luso y donde competirá con La Caixa. Asimismo, el mercado estadounidense está en el ojo del huracán después de que el consejero delegado, José Antonio Álvarez, admitiera esta misma semana su descontento con esta filial, como adelantó El Confidencial. Aunque allí tendrá el obstáculo de la Reserva Federal, que ha suspendido al banco español en sus test de estrés por cuestiones cualitativas. Por otro lado, hay que recordar que el Santander es el único gran banco que no ha participado en la consolidación del sector en España tras el derrumbe de las cajas.
Vestida de color coral (ya avisó en febrero de que no iba a ir siempre de rojo corporativo como su padre) y con un lazo negro por las víctimas del accidente aéreo, Ana Patricia Botín ha hecho por fin el panegírico del presidente fallecido en septiembre, que se echó en falta en la junta extraordinaria de ese mismo mes que le tocó presidir por sorpresa. «El punto de partida de Banco Santander es hoy excelente. Esto se debe especialmente a la labor, visión estratégica y liderazgo de su anterior presidente, Emilio Botín. Bajo su presidencia, el Santander pasó de ser el séptimo banco de España a convertirse en la primera entidad de la eurozona, primera franquicia de Latinoamérica y uno de los diez primeros bancos del mundo por capitalización bursátil», ha dicho ante la ovación de los accionistas presentes en el palacio de congresos de la capital cántabra.
Mucho más escueta ha sido al referirse a Javier Marín, el consejero delegado destituido en noviembre después de haberlo confirmado públicamente dos meses antes, a quien solo ha agradecido «su dedicación durante más de 20 años», mientras que a Fernando de Asúa y a Abel Matutes (consejeros relevados también por ella) ha reconocido «su gran contribución realizada al banco».
Queja unánime por la reducción del dividendo
La parte más dura de su discurso ha sido la dedicada a justificar la ampliación de capital y la reducción del dividendo, los dos duros golpes asestados este año al accionista del Santander. Respecto a la primera, Botín ha asegurado que se hizo mediante una colocación acelerada por ser la alternativa «menos dilutiva» para los accionistas, y se ha escudado en la «incertidumbre y alta volatilidad de los mercados» pese a que el Ibex se encuentra en máximos de varios años con una subida cercana al 12% en lo que va de 2015.
En cuanto al dividendo, la mayoría de las 29 intervenciones de accionistas en la junta han consistido en quejas por este drástico recorte del pago, ya que los minoritarios no entienden que el banco gane un 39% más y que ellos cobren menos. Ana Patricia ha respondido que es «importante tener una política de dividendo sostenible en el tiempo y que los accionistas pudieran tener la expectativa de cobrar dividendo también los próximos años», una expectativa que tenían sin duda todos los intervinientes, muchos de ellos inversores modestos de largo plazo que contaban con estos pagos para completar su pensión.
Botín ha explicado que el ‘dividendo elección’ (pago en títulos) cumplió su función en la crisis para mantener la retribución y a la vez facilitar la capitalización del banco. Tras la ampliación de este año, da por cumplido ese objetivo y prefiere volver al «dividendo en efectivo, de modo no dilutivo y que sea sostenible y creciente de acuerdo con los resultados».
Justifica su remuneración por la competencia
La presidenta del Santander no ha aludido, en su intervención, a la fuerte subida de su remuneración en 2014 hasta cobrar más del doble que su padre. No obstante, ante las preguntas de varios accionistas, el responsable de la comisión de retribuciones, Bruce Carnegie-Brown, ha explicado que «el incremento de la retribución de la presidenta refleja un cambio en los papeles y responsabilidades, ya que actuó durante ocho meses como CEO de Santander UK y cuatro como presidenta del grupo, por lo que no puede compararse con la de 2013.
«Santander es un banco global que tiene que competir para atraer y retener el talento si queremos crecer y dar resultados para los accionistas» y que esta remuneración siempre ha estado ligada a los resultados del banco. Y ha añadido que la retribución del consejo, de 26,71 millones en 2014, sólo ha crecido el 18,9% mientras que el beneficio lo ha hecho el 39%, y que se encuentra un 40% por debajo de los 44,8 millones que se cobraron en 2010.
En este sentido, Botín ha asegurado que «Banco Santander cumple con todas las recomendaciones y más altos estándares de buen gobierno», pese a que precisamente el suspenso en EEUU se debe en gran medida a sus carencias en esta materia. A su juicio, el hecho de que Juan Miguel Villar Mir sea accionista y que tenga conratos con el banco no afecta a su consideración de consejero independiente.
La presidenta ha insistido en dos ocasiones en poner como modelo de éxito para el conjunto del banco su gestión al frente de la filial en Reino Unido, como ya hizo en la presentación de los resultados anuales en febrero. También ha reiterado las quejas habituales sobre el incremento de la regulación y los costes que conlleva, así como las mayores necesidades de capital de las que informa hoy este medio. Y ha tenido un ‘recuerdo’ para el eterno rival al subrayar que «el Santander es una de las tres únicas grandes entidades financieras que ha atravesado la crisis sin pérdidas en ningún trimestre», mientras que BBVA sí las ha sufrido.
Fuente: http://ht.ly/LkKc5

54321
(0 votes. Average 0 of 5)