Almunia dice que Caja España-Duero será vendida pero no aclara si el comprador será Unicaja

By in
59
El vicepresidente de la Comisión Europea aprueba los planes de reestructruación de CEISS, Liberbank, Caja3 y BMN, que recibirán 1.865 millones de euros de la UE
Nuria Triguero | Málaga
 
La Comisión Europea ha aprobado esta mañana los planes de reestructuración de las cuatro entidades españolas no nacionalizadas todavía que necesitan ayudas públicas: Liberbank, Caja3, Banco Mare nostrum (BMN) y Banco CEISS. «La profunda reestructuración a la que se han sometido estos cuatro bancos les permitirá ser viables a largo plazo sin un apoyo continuado del Estado», ha especificado el vicepresidente de la CE, Joaquín Almunia.
El banco de Caja España-Duero recibirá 604 millones de euros en forma de acciones ordinarias suscritas por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), lo que dará al Estado un peso mayoritario en su accionariado. Almunia ha sido claro respecto al futuro de CEISS: España se ha comprometido a que sea vendida. Eso sí, no ha especificado si tendrá que celebrarse una subasta o será adjudicada directamente a Unicaja, como pretende ésta. El vicepresidente de la Comisión no ha mencionado a la entidad malagueña, con la que la antigua Caja España tiene un proyecto de integración ahora en el aire. Tampoco lo ha hecho el Banco de España. En cambio, sí ha especificado que otra de los bancos del grupo 2, Caja3, se integrará en Ibercaja, tal y como habían pactado ambas. Por su parte, BMN y Liberbank tendrán que salir a Bolsa.
CEISS tendrá que reducir su tamaño un 30%, porcentaje similar al que tendrán que afrontar las otras tres entidades que recibirán ayudas. Así, en el caso de BMN el adelgazamiento será superior al 40% y el de Liberbank del 25%. Almunia no ha especificado el recorte de plantilla y sucursales que esto supondrá, aunque el plan presentado por la antigua Caja España-Duero preveía el cierre de 250 oficinas y el despido de unas 1.000 personas.
Según ha especificado el Banco de España después de la intervención de Almunia en Bruselas, el plan de Banco Ceiss supone una ayuda de capital por 604 millones de euros, calculada sobre la base de las necesidades identificadas en la prueba de resistencia (2.063 millones) ajustadas por los efectos del traspaso de activos relacionados con el sector inmobiliario a la Sareb (que se producirá en febrero) y del ejercicio de gestión de híbridos.
La recapitalización de la entidad se formalizará mediante la suscripción de acciones ordinarias por parte del FROB y el ejercicio de gestión de híbridos, después de la reducción de capital para la absorción de pérdidas. El seguimiento de las normas de ayuda de Estado que exige la Comisión Europea implica que una vez finalizado el proceso, el FROB será accionista mayoritario de Banco Ceiss.
El plan prevé continuar con el proceso de reducción de personal y oficinas con el objetivo de centrar su actividad en los segmentos minoristas y de pequeñas y medianas empresas en sus regiones de origen, alcanzándose rentabilidades positivas a partir de 2013 y manteniendo, en todo momento, niveles adecuados de solvencia por encima de los mínimos regulatorios. Según el Banco de España, «el plan prevé la venta de la entidad, que se realizará en cuanto se den las circunstancias adecuadas».
 

54321
(0 votes. Average 0 of 5)