ALGUNOS “DIRECTIVOS” de UNICAJA

By in
42

Como algunos altos y medios “directivos” de Unicaja se permiten decir o imponer lo que no deben, el Sindicato SECAR recuerda que han de oír lo que no quieren:

1º.- A la dirección de la entidad y a estos altos y medios “directivos” recordarles que los compañeros de Unicaja estamos hastiados de escuchar, sobre todo en “momentos almibarados” como en Navidad, la importancia del capital humano en nuestra caja; Importancia de la que se habla sin creer realmente en ella.

2º.- Todo buen directivo debe ser ante todo un compañero con preparación académica, con un amplio recorrido curricular, así como saber enseñar. El día que el directivo no sea capaz de enseñar y no sepa agradecer el trabajo a los que dependen de él, habrá perdido gran parte de su autoridad moral; Autoridad que es buena que el directivo la cultive sobre la base del respeto con que ha de tratar al personal dependiente.

3º.- Revistas especializadas se hacen eco de que la baja productividad de las empresas españolas se debe en gran medida a la pobre calidad directiva. Y no sólo eso. La mitad de los directivos despedidos por grandes firmas, salieron por la puerta pequeña por sus constantes muestras de insensibilidad hacia sus colaboradores. Asimismo, dichas publicaciones destacan que la positiva consideración de los colaboradores es característica destacable de los directivos competentes. ¿Podrían tomar nota algunos altos y medios “directivos” de Unicaja?

4º.- El Sindicato SECAR es consciente de que estamos en una entidad donde se marcan distancias jerárquicas y no se comparten metas, motivado por la defensa a ultranza de algunos altos y medios “directivos” de su statu quo a base de reiteradas sugerencias e imposiciones que vulneran los derechos de los trabajadores, así como por sentirse amenazado por la posible mayor cualificación del trabajador dependiente, que en vez de premiarse se eclipsa o se castiga.

5º.- El Sindicato SECAR considera que algunos altos y medios “directivos” no han de proclamar la presunta incompetencia generalizada de los subordinados y no hacer bandera de ella para mayor gloria de aquellos.

Darse por aludido: “sentirse una persona afectada por lo que otra dice de ella sin
mencionarla de manera expresa”

 

versión.pdf

54321
(0 votes. Average 0 of 5)